Todos hemos dudado alguna vez a la hora de escoger el camino correcto hacia alguno de los destinos más importantes de nuestras vidas. Desde muy pequeños ya tenemos que tomar decisiones que van a marcar nuestro rumbo: unas son más fáciles de tomar, otras más difíciles, unas más trascendentes y otras prácticamente irrelevantes.

Qué estudiar, con quién compartir piso, qué pareja elegir, dónde realizar las prácticas de trabajo, y un largo etc. La vida está llena de puertas y la elección de cuál abrir, cuál cerrar y la manera de hacerlo será algo que te acompañe de por vida.

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser futbolista profesional o una glamurosa actriz de cine? Todos hemos deseado hacer algo importante en nuestras vidas, pero ser conscientes de que hay puertas que nunca estuvieron abiertas para algunos de nosotros, no debería de frustrarnos ya que quizás ese nunca fue un camino real, simplemente una ilusión momentánea que te apartaba de tu verdadero objetivo.

Yo no considero que haya alcanzado el éxito absoluto ni a nivel personal ni profesional, siempre se puede mejorar, pero creo que al intentarlo, algún día sin darnos cuenta y echando la mirada hacia atrás podamos ver que siempre hemos ido por el buen camino para acercarnos hacia esa plenitud, aunque la perfección sea prácticamente imposible.

“La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero” – Hesse Hermann

¿Que qué he hecho yo para estar donde estoy ahora mismo? Es imposible remarcar un principio y un final, supongo que es una mezcla de aciertos-errores, aprender tanto de lo bueno como de las frustraciones, el haber conocido a unas personas y no a otras, el rechazar un trabajo en Barcelona, en Manchester y acabar aceptando uno en Madrid, decidir cursar algo que parecía no tener mucho sentido en su día en vez de quedarme de brazos cruzados, engancharme a una metodología de trabajo, crear un sistema con el que te identificas y, sobretodo, ser consecuente con mis propias elecciones. Todo ello sumado a una infinidad de cosas más ha hecho que hoy este aquí y no allí.

Sin embargo, ese grupo de variables podría haberse dado igual y si mis decisiones hubieran sido otras, las consecuencias hubiesen sido totalmente diferentes, hacer un ejercicio de autoconocimiento, sin duda, va a facilitar que tomes decisiones basadas en tus intereses y tus pasiones y, de esta manera, tendrás más asegurada una serie de consecuencias que, seguramente, te acerquen a esa plenitud que comentaba antes.

Encuéntrate a ti mismo, conócete mejor que a nadie en este mundo e intenta llevar lo mejor posible las riendas de tu vida, supera los obstáculos a los que te enfrentas día a día , y no tengas miedo de reconocer tus limitaciones.

Al fin y al cabo, todo se resume en vivir en armonía con tu propio ser. Creo que ése es el verdadero camino hacia el éxito.

 

¡No pares!

MÁS QUE EXPLORAR

Ganarle tiempo al tiempo

Lo que hoy quería compartir contigo es como multiplicar el tiempo.¿parece imposible verdad? porque como bien sabes, el tiempo es inelástico, pero hay un truco.

Ayudamos a personas, grupos, empresas y organizaciones a llegar a su alto rendimiento.

Utilizamos la actividad física como herramienta para el cambio.

Prueba nuestro MÉTODO.

  • 654 188 400
  • Alicante
  • 08:00 - 21:00

Estamos aquí para ti​

ponte en contacto con nosotros

© 2015 All Rights Reserved