Confesiones de una frustrada

Confesiones de una frustrada
Quan Zhou

¿Por qué a mí no? ¿Por qué zeñó, por qué?

  • Yo soy tan válido o más que mis compañeros, ¿por qué no me suben el sueldo?
  • Si JC se ha hecho famoso y tiene millones de seguidores en redes con vídeos que no hacen tanta gracia y es un cansino, ¿por qué a mí nadie me hace caso en Instagram, si yo sería una influencer maravillosa
  • Pepita y Mariano han encontrado el amor, ¿por qué yo estoy comiendo roña en Tinder?
  • Soy una persona hiper-talentosa y creativa, ¿por qué no me hago rico y famoso?

¿Por qué a mi no? ¿Por qué zeñó por qué?

Y te rasgas las vestiduras y te arrancas los pelos porque… tú no tienes nada de eso. Si todo esto te suena y sientes que estás esperando una lluvia que no termina de llegar, felicidades, estás en el pozo inmundo de la frustración. Bienvenido.

¿Te has preguntado por qué pasa esto?

Tus padres a tu edad te tenían a ti, un piso y, a veces, iban de vacaciones. Y a lo mejor, hasta tuvieron a tu hermana/o. Cuando somos adolescente todos pensamos que a los 20 y tantos tendríamos la vida más encarrilada y nos hemos encontrado con la realidad: que no tienes ni puta idea.

Nuestro nivel de vida no es el mismo que el que tenían nuestros padres a nuestra edad. Eso es un hecho. Nos han educado diciéndonos que con carrera y tesón, seremos ricos y famosos… o por lo menos ricos… o por lo menos tendríamos comprada una casa… o por lo menos un contrato fijo… o por lo menos un sueldo mileurista, (paulatinamente hemos bajado las expectativas). Y no tenemos ná de ná. A lo mejor, un puñado de likes si somos expertos en el postureo.

¿Y qué ha generado todo esto? Frustración.

La frustración es la gran lacra con la que cargamos los jóvenes y no tan jóvenes hoy en día. No hemos conseguido lo que esperábamos, con lo cual, arrastramos una gran piedra en nuestro día a día, piedra que no sirve para absolutamente nada.

Porque expongamos los hechos:

La frustración…

  1. …¿te hace más interesante en tu trabajo? ¿Te hace mejor quejarte de lo injusto que es? No.
  2. …¿hace que tus vídeos instagrameros sean mejores? No.
  3. …¿hace que, efectivamente, encuentres el amor en Tinder? No (Lo mismo hace que te vayas con lo primero que pilles).
  4. …¿te hace cansino por estar contándole a la gente continuamente lo amarga que es la vida? Probablemente sí (las quejas en dosis controladas, por favor).

Conclusión: Estar frustrado ¿de qué sirve? De absolutamente nada. En todo caso esa piedra gigante te hace no avanzar en tu camino.

Como señora no-tan-frustrada con la vida, os doy “gratis” (como todo lo bueno en esta vida) un poco de sabiduría de andar por casa, de todo lo que aprendí de mis años en ese pozo inmundo:

  1. Deja de comparar. Te sentirás mejor, créeme. No sabes lo que pasa en la vida de otras personas, puede que lo que brille por un lado, apeste por el otro. Con lo cual, aprecia tu propia vida que por lo menos la conoces.
  2. Enfócate en las cosa que importan, en el aquí y ahora. A menos que seas Sandro Rey o Esperanza Gracia, no sabrás por qué rompiste con el amor de tu vida o por qué todavía no eres famoso. Así que más vale estar enfocados en lo bueno que tenemos ahora. ¿Que cómo se hace esto? Haz meditación: la meditación más simple, te ayuda a no perder el tiempo angustiado en el futuro y arrepintiéndote del pasado.
  3. Expectativas 0. O lo que es lo mismo, empieza a hacer cosas que te gusten porque sí, sin esperar nada, ni reconocimiento, ni premios, ni nada. Solo por el puro placer de hacerlas, como os conté en mi anterior post.
  4. Irte a buscar a otra parte. 1+1 siempre serán 2, a menos que seas Fran Perea. Alguien muy sabio me dijo una vez: «si quieres algo que nunca has tenido tendrás que hacer algo que nunca has hecho». Es absurdo hacer lo mismo y esperar que por obra y gracia divina te caiga del cielo lo que pedías. Si tu trabajo no te gusta, búscate otro o emprende. Si el Instagram no avanza, prueba con Youtube, o quizás con la escritura.

¡No es difícil! Te lo dice una ex-frustrada.

cierre

1 Comentario

Pingbacks

  1. […] de encontrar algo que nos motive porque sí, y de superar la frustración, os voy a dar otro pequeño gran consejo que no es un secreto porque es el consejo más antigüo […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*