info@thegatetosuccess.com +34 654 18 84 00 Plaza San Cristóbal, 14 ( ·Ulab·) 03002 Alicante España  

Confía en tu intuición

Confía en tu intuición
Quan Zhou

Después de encontrar algo que nos motive porque sí, y de superar la frustración, os voy a dar otro pequeño gran consejo que no es un secreto porque es el consejo más antigüo del mundo mundial. Es lo que te dice tu madre, tu jefe, tu amigo, tu no tan amigo; el equivalente al típico:

“tía/tío no te rayes”

Confía en tu intuición. Confía en ti mismo.

“-¿Y por qué? ¿Acaso soy yo mismo Einstein?

-No, no lo eres.

-Sinceramente, que birria de consejo.

-Espera, te voy a explicar por qué. Además el refranero español está muy “manío” y no por eso es menos sabio.”

 

Soy de las que piensan que los seres humanos somos mucho más sabios y tenemos mucho más potencial de lo que creemos, sólo que nos despistamos con el mundo y mirando hacia afuera, en Facebook e Instagram y en lo próximo que vamos a comprar.

Al igual que cuando miras a alguien e inconscientemente lees su lenguaje corporal y sabes que hay luz verde para tirarle la caña, en la vida real, creo que nos hemos olvidado de leer las señales. Incluso a veces, cuando inconscientemente lo hacemos y tenemos esas corazonadas e intuiciones, ¡muchas veces las ignoramos!, ya que pensamos que vienen como por arte de magia. ¿Cuántas veces hemos tenido “sensaciones” que luego hemos obviado? Y después… ¡ups!, al final tenía razón, y no me hice caso a mí mismo. Pues yo pienso que, muy en el fondo, “lo sabemos”.

En el camino de desarrollar nuestra idea o proyecto, primero y ante todo tienes que confiar en ti, en tu idea (la cual será “lo más top”) para desarrollarla. Porque si no confías tú en ella, ¿quién lo va a hacer? (esto es como el: “si no te quieres tú, ¿quién te va a querer?”).

 

Cuando quise romper con el camino establecido para mí que había trazado mi familia y mi herencia cultural (casarme a los 20 y tener muchos hijos chinos y un restaurante), ¿tuve algún referente o alguien que me guiara en mis pasos? No.

Confié. Confié en mi misma. 

En  lo que quería para mi vida. Confié en mi intuición, en que todo saldría bien. O en el caso contrario, que no viviría una vida que yo no había elegido.

¿Fue fácil?

No, me enfrentaba al desastre más absoluto con mi familia y todo lo que ello conllevaba,

 

 

Así que te propongo, como un buen propósito de año nuevo, confiar más en ti mismo/a y en tu intuición. Porque nadie sabe más de tu proyecto que tú mismo, nadie le va a poner más amor.

Y con esto, hasta el próximo post.

¡Felices fiestas y feliz año lleno de nuevos éxitos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*