Empezando por el principio

Empezando por el principio
José San Benito
Como digo en el título, empecemos por el principio…
¡UF! Llega el primer día, el día en el que uno se estrena como blogger y tiene tantas cosas que contar que no sabe ni por dónde empezar. Es por eso que haré lo mas sencillo y hablaré de mí mismo en esta primera entrada para que me conozcáis un poquito mejor y podáis haceros una vaga idea de lo que hablaré en los próximos posts.

Estilo de vida.

Siempre he creído llevar un estilo de vida saludable, el estilo de vida que todo el mundo ensalzaría como modelo a seguir: ¡me encanta el deporte y la nutrición! Fútbol, ciclismo, natación, frontón, largas caminatas, ensaladas sin sal, pechugas de pollo sin piel, productos light, suplementación y un largo etc. Todo ello a la vez y entremezclado a diario durante muchos años en mi vida convencidísimo, obviamente, de que hacía lo correcto. ¿Cómo alguien podía comerse el tocino del jamón serrano? ¡Qué asco! Nada más lejos de la realidad…
photo-1463740839922-2d3b7e426a56
Con 14 años me apunté por primera vez en el gimnasio y me enganché de inmediato, supongo que por esa sensación que se quedaba en mi cuerpo despúes de entrenar y por ese distintivo que tiene el que un chico de esa edad levantase pesas, cuando lo normal sería que andase metido en o preocupado por otros menesteres. Nunca me ha gustado ser uno +, actuar como uno +, o no tener iniciativa propia.
«Sé la excepción, no la regla.»

¡CAOS!

Una vida caótica marcó mi juventud: demasiado maduro para unas cosas y demasiado infantil para otras, el término medio se había perdido.
Eso sí, el deporte y la nutrición me ayudaron a mantener la disciplina en algunos aspectos de mi vida. Nunca falté a una sesión de entrenamiento y nunca comí algo que no estaba planeado; mi cerebro sólo pensaba en la composición de cada alimento que me metía en la boca y en qué beneficios iba a obtener después de cada sesión programada de entrenamiento. Comer siete veces al día era lo normal, y las molestias y el dolor tampoco faltaban a su cita diaria con mi cuerpo.
En principio, cumplía perfectamente con los requisitos que se deben cumplir para llegar a ser un gran deportista, ¿verdad? Si no faltaba a un entrenamiento y no me saltaba una comida… ¿entonces? ¿Dónde estaba el fallo?
«Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados»-Albert Einstein.
Me encanta esa frase y me hizo pensar que quizá no estaba andando por el camino correcto y que quizás un cambio era lo más necesario.

Nuevos horizontes.

Mucho ha cambiado mi forma de ver las cosas en los últimos años y poco a poco me he alejado de esas creencias populares que han creado un estilo de vida sedentario y poco saludable: tanto en un extremo como en otro, porque muchos tópicos y mitos acechan también al mundo del deporte y de la salud.
Tener los medios para mantenernos física y psicológicamente estables siguiendo las pautas que nos han marcado o están comúnmente establecidas solo nos llevarán al fracaso, y es por eso por lo que decidí colaborar con el blog de The Gate.
Quiero intentar concienciar a la gente a cambiar sus hábitos y alejarse de los tópicos absurdos que abundan hoy en día en este campo, a la vez que cuento cómo lo logré yo: con mis fallos y mis aciertos. Al fin y al cabo TODOS podemos ser mejores de lo que somos porque únicamente deberíamos vivir en una competición constante con nosotros mismos.

No mires a los demás, tú eres tú y no él.

Simplemente trata de ser mejor que la versión anterior de ti mismo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*