Categorías
Psicologia

Tu papel en la búsqueda de la felicidad

Las redes sociales están llenas de test para ver a qué princesa Disney te pareces o con qué celebrity compartes tu manera de dormir, parece que esta nueva cultura nos obliga a clasificarnos o tipificarnos según cómo nos comportamos.

¿Es esto limitante? O ¿es simplemente una manera de clasificarte para que conozcas tus límites y puedas manejarlos aceptándolos o expandiéndolos?

 

Preparar el escenario para ser feliz.

Existen dos maneras de conocerse a uno mismo (puedes revisar una de ellas aquí).

Manera 1: Si sabes quién eres, puedes diseñar una vida que te haga feliz. Por ejemplo, si te gusta levantarte temprano y te sientes cómodo en un entorno organizado y predecible, puedes establecer tu vida de manera que te rodees de gente parecida a ti o que entienda cómo eres. Al conocerte a ti mismo puedes decirle a todo el mundo cómo eres y esperar que reconozcan tus necesidades.

Esta manera prepara tu entorno para que sea fácil que seas feliz.

A simple vista, es una forma inteligente de ser más feliz. Concer cosas sobre ti mismo (¿ahorras o gastas? ¿Eres analítico o emovional? ¿Eres introvertido o extrovertido?) puede contribuir a tu felicidad. Sin embargo, si te estancas en necesitar que los demás se adapten a tus necesidades individuales, tu felicidad puede reducirse.

Hay una línea muy fina entre reconocerte a ti mismo y acomodarte en ti mismo con este enfoque egocéntrico.

 

Prepararte para el éxito.

Otra forma de pensar algo diferente sobre conocerse a uno mismo es esta.

Manera 2: Entendiendo las cosas que te hacen único, puedes ver en qué puntos eres diferente o igual a los demás y utilizar tus fortalezas y reconocer tus debilidades de una manera que te permita “elegir la felicidad”.

Esto te permite ser más flexible que con la manera anterior.

Saber, por ejemplo, que tienes tendencia a ser perseverante y responsable, puede permitirte entender que tus compañeros de trabajo pueden necesitar más motivación. Saber que te gustan los cambios más que al resto de la gente puede ayudarte a bajar tus expectativas con respecto a cómo tu familia reacciona a tus decisiones. Saber que no te gustan los entornos estructurados te permite elegir un trabajo que no esté relacionado con el ejército en el que la jerarquía es intrínseca.

Saber quién eres no significa que vayas a limitarte con la etiqueta ni que no puedas cambiar o evolucionar. Las personas auténticas son aquellas que saben quiénes son y no les asusta enseñárselo a los demás, debemos elegir ser reales, honestos y enseñar nuestro verdadero ser.

 

Prepara el escenario Y ten éxito.

La manera de combinar las dos opciones anteriores viene cuando encontramos el equilibrio entre la tarea de conocernos a nosotros mismos y de entender que cambiamos todo el tiempo.

Los errores, los retrasos y los obstáculos forman parte de la vida, ¿qué hacemos con ellos? Puedes considerarte introvertido pero ¿y si el trabajo de tus sueños requiere que hables en público?  El equilibrio viene cuando somos capaces de diseñar nuestra vida en función de nuestras necesidades pero también somos conscientes de que nuestras necesidades son temporales.

La tarea, por lo tanto, es lograr conectar con uno mismo para vernos de manera clara y precisa, así, conectaremos mejor con los demás y con nuestra felicidad.

 

¿Quieres conseguirlo?

 

Categorías
Sin categoría

Dos opciones. Un cambio.

El post de hoy lo quiero dedicar a una especie de reflexión que a medida que va pasando el tiempo, va penetrando mas en la sociedad. Es un trabajo muy duro el que hacemos cada día para trasladar el mensaje que llevamos como carta de presentación.

La mayoría de nosotros nacemos pensando en las cosas como “deberían” ser, hasta que envejecemos un poco y nos vemos obligados a enfrentarnos a la realidad de cómo son las cosas.

Pero en algún lugar en el fondo, recuerdas lo que se siente al pensar diferente. Recuerdas lo que se sentía al tener pensamientos independientes que no eran sólo una amalgama de tus diversos canales sociales.

Honra esa voz. Ese es el verdadero tú.

Una vez que reconoces la voz y te das cuenta de que puedes tomar una decisión sobre lo que quieres pensar, cómo quieres actuar y en quién quieres convertirte, sólo tienes dos opciones:

Cambiar el mundo
Ser cambiados por el mundo

La pelota está en mi campo y  sé lo que estoy haciendo.

¿Cambias o te cambian?

 

 

 

Categorías
Gestión Novedades Psicologia

Maneras de mejorar tu felicidad en el trabajo

Los adultos pasamos la mayor parte del tiempo que estamos despiertos en el trabajo. Considerando que menos de un 50% de la gente está satisfecha con su trabajo, entendemos que la gente está más estresada, más quemada y más infeliz que nunca, ¿no?

Si vas a pasar de 30 a 50 horas semanales en el trabajo, ¿por qué no disfrutarlo lo máximo posible? Afortunadamente, la ciencia nos ha proporcionado información muy útil para que mejoremos nuestra felicidad en el trabajo.

Empleo, carrera o vocación.

Puedes ver el trabajo de 3 maneras:

  • Si ves tu trabajo como un empleo, principalmente estás motivado por el dinero lo que quiere decir que el trabajo significa que te paguen a final de mes.
  • Si ves tu trabajo como una “carrera profesional”, disfrutas del trabjo pero estás motivado por la posibilidad de avanzar. Quieres ascender y ves tu trabajo como el paso previo a algo mejor.
  • Si ves tu trabjo como una vocación, sientes que tu trabajo va en línea con tus valores y, de alguna manera, contribuyes a que el mundo sea mejor. (Puedes saber más sobre esto con este eBook).

Una vez has identificado qué tipo de trabajo estás haciendo, puedes sentirte más aliviado porque tendrás claro el objetivo. Por ejemplo:

Si reconoces que tu trabajo es una cosa temporal que te ayuda a pagar facturas (empleo), te sentirás mejor con el hecho de que no te encanta, de hecho, valorarás el trabajo como lo que es en lugar de sentirte presionado para adorarlo si no te satisface a un nivel más profundo.

Los siguientes pasos sirven para cualquiera de las tres opciones de trabajo y pueden mejorar, no solo tu felicidad en el trabajo, sino también tu satisfacción en general.

 

Dale significado.

Tienes el poder sobre cómo ves tu trabajo, si crees que es aburrido e insignificante, entonces te aburrirás y te sentirás insignificante. Sin embargo, puedes reformular tu trabajo poniéndolo en contexto: ¿qué servicios ofrece a la sociedad? ¿Qué benficios aporta al mundo?

Haciendo esto encontrarás mayor satisfacción y agradecimiento por tus esfuerzos.

 

Aplica tus talentos.

Las personas felices son las que utilizan sus talentos en todas las áreas de su vida. Si sientes que tu trabajo no despierta de manera natural tus talentos o fortalezas, piensa maneras creativas de integrar tus capacidades en tu día a día laboral.

 

Fomenta las relaciones.

Tener relaciones saludables es uno de los mayores indicadores de felicidad. Conecta con tus compañeros y mejorarás tu estado de ánimo. No se trata necesariamente de socializar con ellos fuera del trabajo, simplemente se trata de estar dispuesto a relacionarte para crear un ambiente de oficina o puesto de trabajo más agradable y disfrutable.

 

Alaba.

Existe una correlación altísima entre sentirse valorado y sentirse satisfecho con el trabajo. Si eres el jefe, podrás ganar confianza, lealtad y compromiso por parte de tus empleados simplemente alabando regularmente su trabajo. Si eres empleado, ofrece gratitud y alabanzas a tus compañeros y jefes. Cuando nos sentimos apreciados aumenta nuestra productividad, nuestra creatividad y nuestro bienestar.

 

Personaliza tu espacio.

Parece obvio pero rodearte de belleza y recuerdos personales afecta a tu estado de ánimo. Ponte fotos de tus seres queridos, arte que te inspire e imágenes que te hagan sentir bien. Haz de tu espacio un sitio en el que quieres pasar tiempo, en el que quieres estar.

 

Haz descansos y utiliza tu tiempo para comer.

Hacer descansos durante tu jornada laboral te da energía y mejora tu perspectiva. Incluso hay estudios que demuestran que dedicar esos descansos a otras actividades beneficiosas para la salud como el deporte, mejora la satisfacción laboral, la gestión del tiempo, la productividad y reduce el estrés.

 

O ¡cambia de trabajo!

Por supuesto que se pueden hacer muchas cosas para gestionar de la mejor manera posible una situación que no te gusta o que te consume, pero también es cierto que, en determinado momento, podemos enfrentarnos al hecho de que es mejor experimentar incertidumbre e inestabilidad que pasar más tiempo en un trabajo que detestas.

Si piensas que una relación de pareja que ya no funciona debe terminarse, ¿por qué no pensar de la misma forma con un trabajo? Esfuérzate, sé valiente y haz todo lo que puedas por ser feliz en el trabajo, tu vida te lo agradecerá.

 

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by Ellyot on Unsplash
Categorías
Flechas Novedades

Flechas de la semana

A continuación te presentamos cuáles han sido los temas que más nos han cautivado y de los que hemos hablado esta semana.

¿Te apetece echarles un vistazo?

 

Semana 38

7 pasos para ayudarte a conseguir tus objetivos en 2019.

8 maneras de reinspirarte en el trabajo.

De la idea al negocio.

5 claves para crear (o cambiar) tu perspectiva.

 

 

Photo by Vince Fleming on Unsplash

Categorías
Psicologia

5 claves para crear (o cambiar) tu perspectiva

Toda historia, TODA,  está filtrada a través de nuestra lente de creencias para ayudarnos a responder rápido y de la mejor manera posible, es decir, la realidad depende de nuestra perspectiva. El filtro que elegimos afecta al mundo que vemos, elegir un filtro positivo significa vivir una vida llena de oportunidades y elegir un filtro negativo significa una vida de limitaciones.

¿Cómo elegimos esa perspectiva?

1. Tenemos puntos ciegos.

Todos tenemos puntos ciegos visuales y cognitivos, y sesgos aprendidos; dichos puntos y sesgos sabotean nuestro juicio y nos convierten en seres automáticos anclados en patrones de comportamiento establecidos que, muchas veces, no nos sirven.

A veces, otras personas son capaces de ver estos puntos ciegos mejor que nosotros; otras veces, a través de la meditación o de tareas de autoconocimiento, nos es posible ver nuestros propios patrones e iluminar los ocultos y limitantes. Una vez hemos visto un punto ciego, no podemos no verlo, con esta luz surgen muchas posibilidades.

 

2. El optimismo es útil cuando es realista.

Muchas veces el pensamiento positivo tiene mala fama porque la gente asume que es simplemente optimismo ciego. El optimismo realista es la capacidad de ver las situaciones de manera precisa y confiar profundamente en que el futuro será bueno incluso si la situación actual no lo es o no es como te gustaría que fuera. La parte buena es que, incluso si tiendes a ser pesimista de manera natural, puedes fortalecer tu optimismo ¡practicando! Porque como acostumbramos a decir en The Gate: ¡todo es entrenable!

Puedes averiguar cómo potenciarlo aquí.

 

3. La perspectiva no es un termómetro, es un termostato.

Podemos controlar cómo la perspectiva nos empuja a actuar de determinada manera en determinada situación. Imagina que llegas tarde al trabajo y mientras conduces te topas con un semáforo en rojo detrás de otro; si ves la perspectiva como algo ajeno a tu control, esta escena puede subirte la temperatura de rabia, si por el contrario la ves como un termostato, tienes el poder para pensar de una manera que apoye tu capacidad de controlar la situación y responder ante ella.

Evidentemente, no tienes el control sobre los semáforos, pero sí tienes el control sobre tus reacciones. Ese es el punto donde puedes bajar el termostato utilizando herramientas como el control de pensamientos, la respiración o incluso cambiando la ruta.

 

4. Es importante cómo pensamos.

Conforme vas pensando intenta averiguar si estás siendo: compasivo, curioso, paciente y no prejuicioso.

Un primer paso para cambiar nuestra perspectiva es descubrir si nuestra manera de pensar es útil o inútil.

  • La manera inútil de pensar se asocia con ser rígido, evitativo y estar en contra de la realidad de cada situación. Se tiende a un razonamiento de blanco o negro con cierto rechazo a aceptar las situaciones, culpando a los demás y evitando o eliminando los sentimientos.
  • La manera útil de pensar se asocia con las soluciones, la flexibilidad y la aceptación. Tiende a centrarse en el problema y te empuja a buscar información y a la reinterpretación positiva de los acontecimientos.

 

5. Las 3 áreas de la perspectiva.

  1. Acciones: Son las más fáciles de identificar como controlables porque se refieren a algo observable. Las acciones son nuestras respuestas ante los estímulos después de que nuestros pensamientos y nuestras emociones los hayan filtrado. La mayoría de las veces tenemos claro que no somos marionetas sino que controlamos nuestras acciones.
  2. Pensamientos: Se alejan un poco de nuestro control. Nuestro juez interno comenta continuamente lo que hacemos y cómo lo hacemos y no siempre es demasiado amable. Puede ser un reto “bajarle el volumen” o liberar nuestra mente de esos patrones de pensamiento, pero es posible conseguirlo.
  3. Sentimientos: Los identificamos como los más ajenos a nuestro control pero si analizamos nuestros comportamientos pasados, nuestras creencias y hacemos un ejercicio de metacognición (pensar acerca de los pensamientos), podemos convertirnos en testigos de nuestras vidas y descubrir cómo controlar nuestras emociones.

 

Utiliza tus habilidades de toma de perspectiva habitualmente y, como un músculo, crecerán.

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by Josh Calabrese on Unsplash

Categorías
Gestión Novedades Psicologia

8 maneras de reinspirarte en el trabajo

Todos pasamos por épocas en las que la creatividad está más ausente y nos enfrentamos a rachas en las que la evitación del trabajo que debe hacerse está más presente, ¿verdad? La buena noticia es que el universo puede ayudarnos a recuperar el control, vivir con propósito y ¡crear de nuevo!

Cuando nos sentimos bloqueados o descubrimos que no estamos teniendo demasiadas ideas creativas, suele ser porque tenemos la percepción “contraída”, es decir, el estrés, el agobio o el exceso de obligaciones nos impiden ver más allá. La respuesta, por tanto, sería ¡expande tu conciencia y permítete seguir nuevas posibilidades! Fácil de decir, ¿no?

“Cuando hayas agotado todas las posibilidades, recuerda esto: no lo has hecho.”

-Thomas Edison.

¿Qué podemos hacer realmente para romper esos bloqueos y expandir nuestra creatividad?

1. Explora nuevos movimientos.

Si eres lector habitual de The Gate y conoces nuestra metodología de trabajo, sabrás de sobra que la actividad física es esencial para la salud y la felicidad. A través del movimiento del cuerpo podemos cambiar nuestra energía tanto física como mental y diferentes tipos de movimientos tienen diferentes efectos en nuestro cuerpo. Moviéndote de maneras diferentes puedes encontrar ¡soluciones e inspiraciones diferentes!

Hay muchas opciones de conseguirlo (incluso en el trabajo): caminar, estirar, bailar, levantar objetos de peso… elige una y ¡a ver qué pasa!

 

2. Échate una siesta.

Hay veces que nos metemos en una espiral negativa o que funcionamos con determinados patrones o que, simplemente, estamos cansados. Echarnos una siesta rápida puede romper esos patrones y revitalizar tu cerebro y tu cuerpo. Hay estudios que afirman que las siestas pueden mejorar tu ánimo, tu rendimiento y tu concentración, sin mencionar que los sueños pueden inspirarnos.

Échate una siesta y despiértate ¡reinspirado!

 

3. Ten una conversación.

Si te sientes estancado, expresar tus pensamientos a alguien puede llevarte a conclusiones que no alcanzarías tú solo. Somos seres sociales y nada realmente bueno ha sido creado en aislamiento sino a través de la colaboración, está en nuestra naturaleza. Además, si algo “pesa mucho” en tu mente, es difícil que seas capaz de crear algo nuevo, háblalo con alguien o soluciónalo y vueve al trabajo refrescado y con una ¡nueva perspectiva!

 

4. Haz descansos activos.

Albert Einstein hacía descansos cuando trabajaba en algún proyecto científico para tocar el violín.

Hay estudios que muestran que cambiar de un proyecto a otro, de una tarea a otra o, simplemente, planificar los descansos aumentan las ideas creativas. Alejarse de un proyecto determinado durante un periodo de tiempo permite que se de lo que conocemos como “incubación”, un paso fundamental en el proceso creativo; dejar a tus pensamientos en la incubadora poniendo tu atención en otra cosa permite que se conecten diferentes áreas del cerebro y, por lo tanto, alcanzar nuevas ideas.

Si te interesa desarrollar estas capacidades, ¡échale un vistazo a nuestro eBook!

 

5. ¡Papel y boli!

Es posible que sea la combinación de palabras que más se utilizan en este blog pero es que recientemente un estudio publicado por el Journal of the Association for Psychological Science ha publicado que escribir con papel y bolígrafo en lugar de utilizando el teclado ayuda al pensamiento creativo. Aparta el portátil un ratito y ¡coge tu libreta!

 

6. Sal fuera.

Independientemente de lo bueno que es, según los investigadores, pasar tiempo en espacios abiertos fuera de cuatro paredes, tú también habrás notado que estar en la naturaleza cambia tus niveles de energía y te hace sentir mejor. Si estás estancado, salir a la calle puede vigorizar tus pensamientos e inspirarte aumentando tus niveles de pensamiento creativo. Cuanto más natural sea el espacio ¡mejor!

 

7. Juega con los sentidos.

Estimular tus 5 sentidos expande tu percepción y puede llevarte a nuevas ideas o pensamientos novedosos, además, ¡es divertido!

Escucha música, come algo que te guste, mira fotos interesantes o usa aromaterapia. Juega con tus sentidos y ¡deja que las ideas rueden!

 

8. Vive el presente.

Para de comparar el hoy con el ayer y libérate de los pensamientos enfocados en preocupaciones sobre el futuro, ambos te están distrayendo. Solo el ahora es real.

La manera más fácil de estar presente es, sencillamente, cerrando los ojos, centrándote en tu respiración y diciéndote a ti mismo: “soy una nueva persona ahora mismo”.

 

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by rawpixel on Unsplash

Categorías
Flechas Novedades

Flechas de la semana

A continuación te presentamos cuáles han sido los temas que más nos han cautivado y de los que hemos hablado esta semana.

¿Te apetece echarles un vistazo?

 

Semana 37

Los 16 mejores consejos para comenzar y cambiar hábitos.

Ejercicios para la abundancia.

¿Cuál es la mentalidad ganadora?

Todo lo que nos han dicho sobre logro, es falso.

 

Photo by Vince Fleming on Unsplash

Categorías
The Gate History

Todo lo que nos han dicho sobre logro, es falso

Últimamente, hemos aprendido algo que va en contra de todo lo que nos habían dicho hasta ahora acerca de alcanzar los sueños. Realmente, es algo revolucionario permitirnos a nosotros mismos lograr más y disfrutar del proceso de trabajar duro por los objetivos sin ESTRÉS, TENSIÓN, LUCHA ni DERROTA.

Si nos ponemos a pensarlo parece que hay un “LIBRO DE NORMAS DE LA VIDA” que si lo sigues obedientemente, trabajas muy duro, te sacrificas y sobrevives al estrés y a la tensión, algún día conseguirás algo. Es lo que conocemos como:

MERECE LA PENA.

Nosotros no pensamos que esa sea la mejor manera y tampoco pensamos que se adapte a todos nosotros. Tiene que haber algo mejor… Es como empezar a ver todo esto como un juego de pilla-pilla, solo que persiguiendo la grandiosidad de cada experiencia, no sólo es divertido pillarlo sino también ¡correr detrás de ello!

Las enseñanzas milenarias nos dicen que si logramos el control de como nos sentimos (no de las circunstancias sino de cómo nos sentimos con ellas) entonces estaremos satisfechos con cómo son las cosas. Nos dicen que el mundo está lleno de sufrimiento, estresores y sacrificios y que nuestro trabajo es adaptarnos a ellos para estar serenos y, en algún momento, transcender.

Lo entendemos, tiene sentido y está muy bien pero… ¿es la mejor idea para gestionar el estrés? Realmente, NO necesitamos más estrés y, definitivamente, NO necesitamos practicarlo. ¿Buscamos algo más allá? ¿Buscamos crear y recrear nuestro mundo liberándonos de todo eso?

 

1. Conecta con tu ser.

¿Conoces la frase “no pain, no gain“? Como adultos, cuanto más ocupado estés y cuanto más estresado estés con todo lo que llevas en marcha, más “engañado” estás con que es una seña de éxito. Dormir poco es algo a lo que aspirar y luchar empujando los obstáculos todo el día, todos los días, es una prueba de que lo estás logrando.

Practica la vida de una forma diferente y repítete:

Muévete con facilidad“, todo lo que tienes en todas las direcciones que puedas.

Usa lo que necesites“, y reserva lo que no.

Haz las tareas sencillas, y las no tanto, con el menor esfuerzo posible”.

Cómo te mueves es cómo eres“.

Y todo cambiará, tu cuerpo empezará a trabajar mejor y tu mente se aclarará. Una vez te liberas de la tensión y el miedo, empiezas a conocer partes de ti mismo a las que antes no tenías acceso y las cosas empiezan a ser buenas, luego muy buenas y luego geniales.

 

2. Cambia de estructura mental.

Ese cambio es gigante pero consiste sólo en moderar y suavizar. Esta moderación es el paso previo a conseguir más, hacer más, ver más y alcanzar más; todo con menos energía. Es la mutación que puedes hacer para sentirte bien durante todo el proceso porque cómo te sentirás cuando llegues a donde quieres llegar es el resultado de cómo te has sentido por el camino.

Confiar en ti mismo es la base de todo esto. Cuando te falta confianza te estresas, te tensas, juzgas y haces cualquier cosa para conseguir lo que quieres. Cuando das el salto de fe en ti mismo y en tus habilidades, empiezas automáticamente a suavizar los procesos.

Confía en que tu cuerpo hará lo que tiene que hacer sin tensarlo, confía en que tu mente hará lo que necesites hacer sin estresarla, deja fluir tu energía sin bloquearla y serás infinitamente capaz de todo viviendo en armonía contigo mismo.

 

Es importante.

Todo esto es importante porque tú eres importarte. Pasar por la vida forzando, empujando y esforzándote al extremo puede alcanzarte alguno de tus objetivos pero encontrarás el límite. Utilizar más esfuerzo y tensión de los necesarios para llegar a tu destino es una estrategia que acaba desgastándose con el tiempo porque te desgasta con el tiempo; o peor, hará que te sientas mal durante el camino y cuando llegues a la meta. La recompensa puede llegar, pero cómo te sentirás minimiza el valor de aquello que deseas.

El mundo a nuestro alrededor (cómo nos sentimos y cómo nos movemos a través de él) es el resultado de lo que creamos. Evidentemente, volviendo a las enseñanzas ancestrales, el trabajo está en nosotros y en cómo nos sentimos y comportamos pero podríamos añadir algo: cambiando cómo nos sentimos y nos comportamos podemos cambiar nuestras circunstancias (no adaptarnos obligatoriamente a ellas).

Desacelera, respira lo suficientemente hondo como para sentir, confía en que responderás a los retos y responde. Esto lo cambia todo.

 

Puedes tenerlo todo porque lo crearás tú, y más.

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by Andre Guerra on Unsplash