Categorías
Gestión

15 errores que debe evitar si desea convertirse en un empresario exitoso

Como gestor de proyectos, emprendedor en diferentes tipos de negocios tengo que decir que me aburro muy rápido.Pero habiendo consultado y ayudado a muchos emprendedores, he sido capaz de identificar una serie de errores recurrentes que los emprendedores principiantes y veteranos cometen y que significan la desaparición de lo que podría haber resultado ser una empresa fenomenal.

Como tal, estoy compartiendo con ustedes mis conclusiones clave sobre los 15 errores más comunes y costosos que los empresarios tienden a cometer.

1. Subcapitalización

Esto es como construir un Boeing 747 y dejar la cola y las alas fuera. Es posible que pueda ponerse en marcha, pero sin las alas y la cola es imposible que se levante del suelo. Veo que muchas empresas comienzan con muy poco capital y caen fuertemente dependientes de la deuda sin fuentes alternativas de capital. Sin suficiente capital detrás de su negocio. Esa reserva de contingencia es la que siempre falta, necesitan un capital en efectivo (liquidez) para sostener las fases de inicio y crecimiento.

Ahora bien, esto no significa que tengas que recaudar o tener toneladas de dinero para comenzar, sino que debes estar bien informado de los requisitos de capital promedio para iniciar un negocio en la industria respectiva, ya que algunas industrias son menos intensivas en capital que otras. Por ejemplo, una empresa fabricante de microchips requiere mucho más capital e infraestructura (máquinas, empleados, fábrica) que, por ejemplo, una empresa de marketing digital. Las diferencias son obvias, pero la gente todavía tiende a subestimar lo costosas que pueden llegar a ser las cosas.

2. No reinvertir las utilidades de principios de año para lograr la estabilización

Otra observación que he visto a lo largo de muchos años es que demasiado pronto, después de que un negocio comienza a ganar impulso, los dueños de negocios quieren mejorar su estilo de vida personal y no tomar esas ganancias y reinvertirlas en el negocio para asegurar su rendimiento y futuro a largo plazo. En efecto, los dueños de negocios despojan a las empresas de los recursos preciosos que podrían ser utilizados para operaciones vitales, o expansión y en su lugar se tratan a sí mismos como si su trabajo estuviera hecho.

La realidad es que la parte más importante y sensible de la vida de una empresa es durante su fase de crecimiento. Al socavar y extraer el capital de su negocio, están colocando el negocio en un soporte vital en el momento más crucial. Recuerda, “cada dólar ahorrado es un dólar ganado” en todos los aspectos de la vida.

3. Expansión demasiado pronto

Este concepto me llevó un tiempo entender por qué expandir un negocio podría ser una mala idea. Quiero decir, ¿no es esto lo que la naturaleza de los negocios debería ser? Lo que he encontrado es que expandir su negocio antes de que tenga los recursos clave (dinero en efectivo, acceso a la equidad, acceso al crédito) o estructuras clave (personal o administración clave, sistemas de negocios bien arraigados, líneas de suministro seguras) puede conducir al desastre.

No subestimes el crecimiento orgánico. Puede parecer lento al principio, pero es un crecimiento sólido y sostenible. Yo diría que este es el mejor tipo de crecimiento que cualquier empresario puede pedir (incluso mejor que un rápido crecimiento explosivo).

4. Perseguir el volumen de negocios a expensas de los beneficios

He visto esto muchas veces en industrias que son altamente competitivas (por ejemplo, la construcción). Las empresas que persiguen la rotación de personal “sólo para mantener a la gente joven empleada” pueden llevar al fracaso empresarial.

Tomemos el ejemplo de  los costes de los empleados; lo que algunas pequeñas y medianas empresas (PYME) no se dan cuenta es que el empleo de personal conlleva muchos costes que van más allá del salario/salario y que no son obvios (vacaciones anuales acumuladas, vacaciones de larga duración acumuladas, carga de vacaciones (dinero extra cuando se toman vacaciones), seguro de accidentes en el lugar de trabajo, impuestos sobre las nóminas, por nombrar sólo algunos). Estos costes pueden pasarse por alto cuando se fija el precio de un trabajo.

5. Falta de búsqueda (y aplicación) de asesoramiento adecuado

Muchas PYMEs  se adhieren a la idea de que quieren hacer las cosas a su manera. Esta mentalidad, por supuesto, tiene mérito y es un motor obvio del comercio en una economía. Después de todo, ¿no se trata de hacerse cargo de la toma de decisiones clave?

Sin embargo, hay muchas veces en que no buscar asesoramiento de alguien con una perspectiva diferente, o de alguien que está muy bien informado en las transacciones comerciales (contadores, abogados, planificadores financieros, expertos en estrategia) puede ser extremadamente costoso. Los buenos empresarios siempre buscan consejo de alguien con una perspectiva más amplia y se rodean de las personas y asesores adecuados.

6. Falta de trato con la gente

Si no le gustas a la gente, no harán negocios contigo. Independientemente de tu tipo de personalidad, es imprescindible aprender las habilidades básicas de sociabilidad.

Photo by Thong Vo on Unsplash

Categorías
Gestión

Un concepto simple para ayudarte a deshacerte del miedo

El problema no es a lo que temes, sino no entender el concepto del miedo. Me ha llevado un tiempo adaptarme y darme cuenta de que los miedos nunca desaparecen, sino que siguen cambiando y cambiando a medida que tu vida evoluciona, y como resultado cambias.

Piensa en todo lo que temías cuando eras niño y en todo lo que temes cuando eres adulto; siempre hay similitudes, pero el contexto es diferente. Como una niño cuando se muda y tiene miedo de no encajar en el colegio. A medida que vas creciendo y evolucionando, también lo hace ese mismo temor; pero ahora el miedo va acorde a la circunstancia.

Alguien me dijo una vez que los miedos eran mentiras creadas por uno mismo, y fue entonces cuando empecé a pensar que tal vez si hubiera pensado en ellos como tales desde el principio, no habría pasado tanto tiempo tratando de luchar contra los míos durante tanto tiempo.

El miedo nos paraliza a la mayoría de nosotros, pero la mayoría de nosotros hemos aprendido a superar los más básicos. El miedo es el denominador común para casi todos nosotros, dándonos una medida de éxito por la rapidez con la que superamos a los nuestros.

Yo mismo tuve muchos temores al crecer,  pero aprendí a superarlos muy rápidamente, desde el miedo al rechazo hasta el miedo al fracaso. Enseñamos a la gente a superar sus miedos, pero no fue hasta hace poco que analicé la perspectiva de otra persona sobre el miedo y que, de hecho, la teoría podría ser cierta. Esta es mi opinión sobre por qué estoy de acuerdo en que el MIEDO es una ilusión creada por mí mismo.

Los miedos se crean a partir de dos contextos: la falta de confianza y la experiencia pasada. Vamos a definir estos dos a través de algunos ejemplos que podrían ayudarte a reexaminar tus propios temores y superarlos.

La mayoría de los miedos se derivan de las posibilidades, lo que significa que nuestras mentes intentan predecir las posibilidades negativas en lugar de las positivas. Un ejemplo simple y claro es una visita al dentista que a menudo se considera negativa debido al dolor que creemos que experimentaremos o a las malas noticias que recibiremos de que tenemos que volver.

Basándonos en nuestras experiencias pasadas, hemos sido heridos y por lo tanto asociamos el dolor con la odontología, lo que crea un pequeño temor antes de que se convierta en una realidad. Lo mismo puede decirse del fracaso. A menudo tememos el fracaso, ya que en el pasado probablemente hemos caído más de lo que nos hemos esforzado, y esto crea el temor de que la posibilidad de volver a caer sea mayor. Este nuevo miedo es una proyección de nuestras inseguridades sobre una situación, creando aún más inestabilidad.

La falta de confianza desempeña un papel importante en esa misma proyección. Es más probable que proyectemos y nos aferremos a una proyección negativa, creando más miedo en lugar de creer que la misma situación podría tener una proyección positiva para crear más esperanza.

El hecho de que no creamos crea ese miedo aumentado que nos mantiene paralizados. Esto es muy común cuando queremos acercarnos a alguien que nos parece atractivo. Piensa en cómo la mayoría del mundo trata de pensar en maneras de acercarse a alguien, para que no sea rechazado cuando aún no ha ocurrido.

¿Por qué no asumir que la persona a la que nos vamos a acercar va a decir que sí en lugar de rechazarnos? Esa confianza por sí sola crea más oportunidades de éxito en comparación con el rechazo. Una vez más el miedo al rechazo no es real, ya que aún no ha ocurrido.

Si estos dos ejemplos son ciertos, entonces casi todos nuestros temores pueden estar relacionados con nuestra falta de confianza o nuestras experiencias pasadas. Esto significa que quizás ninguno de nuestros temores futuros del mañana son reales, sino fabricaciones creadas por nosotros mismos que son simplemente una proyección de nuestra perspectiva negativa del futuro.

Esto también trae a colación el hecho de que quizás la idea de tener miedo al fracaso es sólo una proyección similar, en lugar de una posibilidad. Así que supongo que mi última pregunta para ti sería:

¿Qué harías si supieras que nunca puedes fallar?

Puedes consultar nuestros programas de alto rendimiento donde trabajamos habilidades muy básicas como es la tolerancia a la frustración, esfuerzo, perseverancia, entre otras. que te ayudarán a tener más confianza en ti para cualquier situación que te propongas.

 

Photo by Joshua Rawson-Harris on Unsplash

Categorías
Gestión

3 pasos para tomar el control de tu vida

RPM es una estrategia de planificación para maximizar los resultados en tu vida y aumentar tu sentimiento de logro y alegría.

Y para hacer eso tenemos que cambiar nuestro enfoque de la pregunta: “¿Qué tengo que hacer?“, a la pregunta: “¿Cuál es el resultado que quiero?

 

¿Qué quiero? ¿Qué es lo más importante para mí? ¿Con qué resultado me comprometo? ¿Qué resultado estoy comprometido a lograr? Este cambio va a alterar completamente cómo respondes a las cosas en tu vida porque va a cambiar tu actitud sobre todo lo que llama tu atención: ya sea por miedo, por falta de disciplina o por que pueda darte placer en el momento.

 

Aquí van las 3 claves para redirigir nuestro enfoque.

1· Cuando nuestro foco no está en nuestro objetivo o nuestro bienestar/beneficio a largo plazo, muchas veces caemos en empezar a fantasear con lo que no tenemos o lo que nos falta. “Si tuviera aquello, no tendría que estar haciendo esto en este momento y podría estar…“. Ese cambio de atención en lugar de producirnos alegría nos produce dolor.

2· ¿Cuál es la segunda cosa que captura nuestro enfoque cuando no prestamos atención? Lo que nos da placer. “¿Sabes qué? Estoy tan estresado… ese chocolate tiene una pinta…, o voy a tomar mi café allí, o mi súper mokka con nata y me voy a escapar durante unos minutos, porque me lo merezco.” Porque el foco está en cómo sentirse bien y no en cómo no sentirse mal.

3· ¿Y cuál es la tercera cosa que capta tu atención? La demanda de la gente. ¿De dónde vienen hoy las demandas? ¿De otras personas cara a cara? Antes, podíamos usar excusas para evitar las demandas de la gente, ¿no? “Ok, sé que estás bajando por el ascensor así que yo voy por las escaleras; u ok, sé que van a comer ahora, así que yo voy en otro momento”. ¿Cuántas personas han jugado a este tipo de juego en algún momento de sus vidas? Sin embargo, ya no funciona. Te envían correos electrónicos, mensajes de texto… Las demandas de atención están en todas partes ya que hay varias oportunidades para que esto ocurra, tan simple como levantar el teléfono y llamarte. ¿Y dónde está el teléfono? ¡En tu bolsillo! Y por cierto, si no estás  te dejan un mensaje de voz. Piensa en ello. No necesariamente hay más demandas sino que estamos más accesibles a ellas. Y si no tienes claro dónde colocar tu foco vas a formar parte de los planes de los demás.

Y te preguntas: “¿por qué estoy tan estresado?”.

¿Dónde está tu foco? ¿Tienes el control de tu vida?

Categorías
Psicologia

Cómo re-encaminar tus propósitos de 2017

¡El tiempo vuela!

Y sin darnos cuenta ya hemos pasado la mitad del año. ¿Qué ha pasado con tus propósitos de año nuevo? ¿Siguen en marcha o los has apartado de tu camino?

¡No pasa nada! Aún hay tiempo para re-dirigirlos.

Efectivamente, hemos dejado medio año atrás pero todavía nos queda medio año más así que es un tiempo ideal para evaluar nuestras intenciones.

Aquí tienes 5 maneras para ayudarte a hacerlo.

Vuelve a tu objetivo original.

Es muy probable que tu vida haya estado ajetreada y no hayas pensado en tus propósitos de Enero en todo este tiempo. Revísalos y extrae aunque sea un objetivo que te propusiste cumplir.

Una vez lo has encontrado, escríbelo otra vez. Hay muchas investigaciones que demuestran que escribir en un papel tus objetivos, aumenta considerablemente las posibilidades de alcanzarlo.

Revisa los valores.

 

Todos nuestros objetivos están ligados a ciertos valores. Analizar tus valores fundamentales y asociar tus objetivos a ellos te ofrece la voluntad para continuar cuando se hace difícil.

(En otro post hablaremos sobre la importancia de los valores)

 

¿Cómo te sentirías si empezaras o si lo consiguieras?

Los deportistas, muchas veces, utilizan la visualización para practicar técnica o táctica fuera del campo, y tú puedes hacer lo mismo con tu objetivo.

Aquí tienes una guía creada por The Gate en la que puedes leer algunos consejos para la visualización.

Guía proyecto de vida (138 descargas)

 

Busca tus palabras motivadoras.

Muchas veces nos apoyamos en las personas de nuestro alrededor cuando nos sentimos decaídos o desmotivados, pero nos olvidamos de la fantástica herramienta de apoyo que somos nosotros mismos.

Encuentra esas palabras que mejor funcionan para ti (como si se las estuvieras diciendo a algún familiar o algún amigo) y dirígete a ti mismo con tu nombre, de esta manera fortalecerás el factor motivador de las palabras. Por ejemplo:

Anna, puedes hacerlo.

Los apoyos externos.

Como se ha mencionado anteriormente, anotar tus intenciones puede ayudarte a lograrlas. Pues tu porcentaje de éxito aumenta aún más si las compartes con alguien más.

Cuéntaselas a un amigo, familiar o compañero de trabajo que te ayuden a mantenerte fiel a tu objetivo y que te motiven para alcanzarlo.

 

¿Qué otras cosas se te ocurren para mantener tus objetivos encaminados?

Categorías
Gestión

El dinero nunca es el obstáculo

El dinero nunca es el obstáculo en el inicio de un negocio.

Bien, hay algo de cierto y es que con el dinero hay menos estrés, pero también es cierto que las empresas que comenzaron con un capital inicial no son las que tienen más oportunidades de convertirse en empresas de éxito.

Recuerdo estar en empresas en las que tenía un buen sueldo pero veía que no se aprovechaban bien los recursos, y esto me hacía pensar en que no era la falta de dinero lo que hacía que las empresas no funcionaran a niveles altos, sino que siempre miraban a los recursos externos que no tenían.

Problemas de foco.

La falta de recursos viene de la incapacidad que tiene una persona para convertirse en un recurso, ¡y lo somos! Debemos ser capaces de aprovechar todo lo que lo rodea (incluidos nosotros mismos).

En nuestro caso, exponer a un participante a retos físicos en el gimnasio nos dice mucho sobre cómo puede actuar esa persona frente a una situación en cualquier área de su vida. Pero no todo es demostrar fuerzas, nuestro trabajo radica en descubrir el potencial de cada persona para que pueda utilizar una cantidad de recursos internos inimaginables que desconoce por completo.

Nuestras mentes controlan gran parte de nuestro cuerpo y, por lo tanto, también sus limitaciones por lo que cuando la ponemos en situación, se adapta y se vuelve más ingeniosa en la manera de enfocar el reto (físico o no). Esto significa que hace que el resto del cuerpo trabaje más duro para lograr lo que cree que puede conseguir. Es como que se enciende el botón de adrenalina, y como resultado obtenemos acciones y resultados increíbles.

Por este tipo de razones es por lo que no necesariamente tenemos que invertir mucho dinero en la creación de nuevos negocios, tenemos recursos de sobra para que empiecen a rodar.

Da igual en qué puesto de trabajo te encuentres ahora, en qué momento de tu vida sentimental o en qué momento del proyecto te encuentres, aún queda mucho por descubrir.

Es recomendable que primero trabajes para otra persona u otra empresa para que aprendas de cerca como se trabaja el dinero, ¡ojo! Cómo se trabaja el dinero y no con dinero. Sí que es verdad que necesitas un capital base para comenzar con cualquier idea o proyecto, decir que necesitas 0 sería una mentira o un abocamiento al fracaso… pero lo más importante no es el importe de ese capital base (no hay un importe mínimo para emprender) sino saber establecerlo y ajustarlo a las necesidades REALES de tu proyecto.

Puede que tengas esa sabiduría económica porque ya hayas trabajado en negocios familiares pero siempre es recomendable que, si no tienes experiencia, no te tires a la piscina de primeras. Simplemente es para que aproveches cada céntimo que te entre el día que comiences a tener ingresos y no malgastarlos por entusiasmo.

Hay que aprender a ganar dinero, aprender a aprovecharlo y hacer que el dinero cuente.

La base para crear un negocio rentable es potenciar y conocer tus propios recursos, no sólo externos (económicos) sino también internos.

Finalmente, el dinero lo tienes que tomar como el resultado de un buen trabajo. Sólo te quedará seguir trabajando cada vez mejor y no pensar en el dinero en sí.

Categorías
Mi camino al éxito

Cuando no puedes hacer nada

En una de las últimas visitas de Anna, la psicóloga deportiva de The Gate a Madrid, le comenté:

“Anna, me ha dado un tirón en el hombro derecho, no puedo dibujar durante unos días. Tengo que guardar reposo.”

 

Con lo cual, no llegaba a mis objetivos diarios y ese plan tan perfectamente trazado de viñetas, horas, días… se me descuadraba.  

Y eso me producía mucha frustración.

Hasta incluso me hacía sentir mal, algo que estaba totalmente fuera de mi control… porque ya veis, ¿qué podía hacer yo aparte de descansar e ir al fisioterapeuta y que me mandara más descanso? No podía hacer absolutamente nada.

 

Sólo podía cambiar mi actitud.

Y pensar que descansar me vendría bien, aunque supusiera dos días de retraso y reajustar mi plan de trabajo. Y no os voy a engañar, tampoco es que estuviera demasiado contenta con eso. Tengo un nivel de responsabilidad y compromiso muy alto con mi trabajo.

 

Me di cuenta entonces, mirando a mi alrededor, que en la vida absolutamente todo tiene retrasos, imprevistos y reajustes, lo raro es la puntualidad o seguir el plan establecido milimétricamente. ¡Hasta el AVE tiene retrasos! Y que no puedes hacer nada, o fluyes o te obcecas y te estancas.

 

Así que no te frustres si te encuentras imprevistos y si el plan inicial falla o hay que cambiarlo, porque hay un 99% de probabilidades de que sea así. La frustración no te ayudará a avanzar nada.

 

Fluye, cambia, descansa, reajusta y avanza.

 

¡Felices vacaciones!

Categorías
Mi camino al éxito

¿Operación bikini?

¡Ya está aquí!

No te da tiempo a lograr aquello que te propusiste hace meses cuando todavía veías el verano demasiado lejos, has pasado de llevar gruesos abrigos de invierno a unas camisetas que apenas cubren el torso de tu cuerpo y no te has dado ni cuenta de ello.

Grises nubes se han convertido en grandes claros donde brilla el sol al que tanto echabas de menos. El mismo que ahora marchita a todo aquel que no se ponga a cubierto en una largo día veraniego, ¿cómo ha sido tan rápido este cambio ? ¿Qué ha pasado? Pensaba que me daría tiempo…

¡Error!

Año tras año tropiezas con la misma piedra.

Te propusiste perder 5 o 6 kilos y esculpir tu cuerpo durante los duros meses de invierno en el gimnasio, querías llegar a las vacaciones en mejor forma que nunca pero la realidad te vuelve a golpear un año más.

No has hecho los deberes y te presentas al examen final sabiendo que no vas a aprobar. Entonces recuerdas aquel anuncio de la tele que te prometía bajar 8 kilos sin realizar ningún esfuerzo. Con eso y la rutina de 3 semanas de la revista que leíste el otro día mientras esperabas tu turno en la peluquería ¡tienes el éxito garantizado!

Otra cantinela más que suena en tu cabeza… y esta tampoco es nueva. Pero vuelves a pensar que no es tan malo, que “la dieta de la alcachofa o del espárrago” no está tan mal y la rutina para “machacas” de tres semanas este año sí que va a funcionar.

“Le toca hacerlo, me lo debe… al fin y al cabo 15 días a base de caldo y poco más y algo de cardio son un gran sacrificio y merecen recompensa. Sí, este año sí…”.

¡Pum! El plan B tampoco te ha funcionado y ya van… tropecientos años que repites lo mismo.

“Este será el último año, al que viene seguro que lo consigo, lo haré bien desde el principio, acabo las vacaciones y me pongo a tope”.

Blablabla…

Por desgracia, esto es lo que le pasa a la inmensa mayoría de las personas que creen que los resultados en esta vida dependen de tu actitud durante unos cuantos días. Y si no ven resultado, la frustración entierra cualquier deseo de cambio y de futuro esfuerzo. ¿Por qué debería de cambiarte la vida en 15 días si los otros 350 restantes no has hecho nada para ello?

Si quieres hacer las cosas bien: no desesperes. Tómate tu tiempo, sé consecuente con tus actos y genera hábitos que te conduzcan a tus objetivos. Las cosas rápido y corriendo no suelen llevar a buen puerto.

Como bien decía Plutarco:

“Lo que hagas sin esfuerzo y con presteza, durar no puede ni tener belleza”

 

Categorías
Mi camino al éxito

Cómo reacciono

Mucha gente me dice que yo siempre estoy bien y contenta, y hoy quiero compartir cómo lo hago, sobre todo, cuando pasan cosas malas.
Aquí me acababan de operar de la rodilla y yo estaba de muy buen humor.

Cuando pasan cosas malas, por ejemplo, cuando me robaron mi bolso con mi cartera, mis llaves, mi móvil y mis documentos, yo me sentí sorprendida y no supe quién me robó esa noche, aún así, yo no me enfadé ni me preocupé; cuando llegué a mi casa y di la mala noticia a mis padres, se sintieron mal pero me dijieron que no pasaba nada además, yo me sentí tranquila en ese momento y como a mí no me pasó nada y estaba pasándolo bien con mis amigos, me lo tomé con mucha paciencia y con calma.

Otro ejemplo en el que yo creo que tengo mala pata es en el no poder conseguir el amor romántico, yo no lo tengo pero me siento tranquila con mi vida privada porque tengo mucho amor de gente que me quiere y porque tengo mucha paciencia y confío en que todo sale siempre bien.

Otra emoción mala es el miedo que hace que sueñe mucho cuando me duermo por la noche y me da un poco de trauma. Eso me pasa cuando veo películas que me dan susto o cuando alguien cuenta alguna historia que no me gusta, yo me siento, en esos momentos, con muchas pesadillas, con mucho miedo y con los pelos en punta y lo que hago para solucionarlo es no ver esas cosas o no escuchar esas historias. Prefiero ver y escuchar otras cosas que me hagan feliz y me pongan contenta.

 

Espero que mis consejos os sirvan para ser tan alegre como yo, me despido con muchos besos para todos como siempre.

Ser feliz es muy fácil, ¡a mí se me da muy bien!

Categorías
Mi camino al éxito

Los días grises

Cuando los proyectos son largos, y duran y duran… (más que las pilas Duracell) es bastante probable que tengas los que yo llamo “días grises”.

Estás erosionado, estás desgastado, te cuesta levantarte, te cuesta hasta acostarte… Y es que los proyectos largos acaban con todas tus fuerzas (y a veces hasta con las ganas de vivir).  Sólo te apetece dormir y dormir, o mandarlo todo a la mierda, gritar y llorar…

 

Siento mucho decirte amigo mío, que no hay mucha cosa que hacer contra esos días grises, después de ese descanso, ese break, ese fin de semana de relax, el elefante de tu proyecto seguirá ahí, esperando a que lo termines.

 

¿Y qué hacemos? ¿Nos rendimos?

 

¡De ninguna manera!

Seguro que has hablado con alguna madre que comentaba que el último mes del embarazo fue el peor, el más inaguantable… que luego el parto que fue terrible, pero que después, todo merece la pena al tener a su bebé en brazos.

¿Sabías que los elefantes pasan 2 años de embarazo?.

 

Por lo tanto, mi consejo es que no desesperes, a veces solo queda apechugar,  y cuando tengas a tu bebé contigo (proyecto, idea, etc.) mirarás atrás y dirás:

Ha merecido la pena.

Al final, siempre sale el sol en los días grises. Si no hoy, al día siguiente.

Categorías
Mi camino al éxito

Mejor prevenir…

… que curar.

Que la actividad física mejora la salud de la población está ya muy demostrado científicamente, aunque social y políticamente aún no esté plenamente reconocido.

Existen diferentes estudios sobre el impacto a nivel de salud y, por ende, sobre el costo sanitario que esto supone a nivel mundial, pero por desgracia se siguen invirtiendo cantidades ingentes de dinero en tratar de solucionar los problemas y muy poco en prevenirlos.

El gasto farmacológico o por asistencia médica es desorbitado y aún así no hemos conseguido reducir los niveles de mortalidad que podrían prevenirse con una mejora en la alimentación y con una adecuada práctica deportiva.

Gran parte de síntomas como los dolores de cabeza, la fatiga, los problemas gastro-intestinales, etc. que surgen sin relación directa con una patología concreta, ocurren como consecuencia de nuestro estilo de vida actual. Y en vez de tratar estos síntomas atacando a la raíz del problema, se intentan buscar soluciones mágicas casi siempre expendidas en una cajita con prospecto.

Por desgracia, existen muchos intereses para que se continúe negociando con algo tan básico como es la salud de las personas, pero parece que no hay límites en un mundo donde la avaricia y la codicia manejan todo a su antojo. Los medios de comunicación, los políticos y las multinacionales más poderosas siguen haciendo creer a la población que evitarán prácticamente cualquier patología asociada a la falta de práctica deportiva y/o a la falta de unos correctos hábitos alimenticios, con recomendaciones absurdas que solamente responden al patrón del beneficio propio y nunca al de la sociedad como conjunto.

Estas recomendaciones solo son un medio para seguir ganando dinero, no existen remedios mágicos ni a corto plazo, si de verdad quieres vivir durante más tiempo y con una mayor calidad, aliméntate mejor, realiza deporte con frecuencia y aléjate de la mayoría de las recomendaciones milagrosas que te dan en tu día a día.

Mantener el cuerpo con buena salud es un deber, de lo contrario no seremos capaces de mantener nuestro cuerpo y mente fuertes y claros.-Buddha.