Categorías
Gestión

6 reglas para crear tu equipo de trabajo formidable.

Para cambiar el mundo necesitamos un buen equipo, necesitamos crear más impacto, la vida nos ha enseñado que para hacer las cosas de manera sostenible debemos hacerlo de esa manera.

Todos necesitamos que haya algo para que podamos alcanzar algunas de nuestras metas. Y las cosas no vienen solas, sino que son coordinadas por las actividades de los individuos. Ya sea directamente como un equipo, o indirectamente como un grupo, todos necesitamos los unos a los otros para lograr nuestras metas.

 

Fue Richard Branson, CEO de Virgin, quien dijo que «si quieres ir rápido, ve solo, si quieres llegar lejos, ve acompañado».

El viaje es el destino. Realmente no se trata de ir rápido. Se trata, en primer lugar, de disfrutar del viaje a medida que se avanza. Y en segundo lugar, crear un legado que «llegará lejos» incluso después de que tu tiempo aquí haya terminado. Y para llegar lejos, no sólo necesitarás un equipo, sino un equipo formidable.

La mayoría de los líderes de negocios luchan por construir equipos fuertes. No es fácil reunir a un grupo diverso de personas para ofrecer un producto o servicio de alta calidad. Generalmente, los buenos equipos consisten en una mezcla diversa de personas que piensan, trabajan y hacen las cosas de manera diferente.

Aquí hay 6 cosas a considerar si quieres construir un equipo formidable:

Diseña un plan

Esto es lo que te estoy diciendo para que definas tu misión, visión y objetivos antes de que la gente participe. Una vez que sepas lo que tu organización necesita producir, es mucho más fácil determinar los tipos de personas que vas a necesitar.

Esto te va a ayudar a saber a quién necesitas en el equipo, su demografía, edad y conjunto de habilidades. Es como planear una campaña de marketing. Pero esta vez, estás usando tu mapa de visión para determinar quién encajará en el sistema que tiene.

Asegúrate de explicar en detalle la esencia del grupo y cómo pretende lograr el objetivo.

Obtener el equipo

Si quieres formar un equipo formidable, al menos debes tenerlo preparado. Los miembros de un equipo pueden no ser «formidables» al principio, pero deberían haber cumplido con los requisitos mínimos de tu plan anterior. Generalmente, las cualidades que debes buscar deben ser las habilidades requeridas, la determinación, la creatividad, la valentía, la flexibilidad, la capacidad de aprendizaje y la cortesía.

Por cierto, ten en cuenta que el equipo no debe estar contigo en todo momento. Tener un equipo no significa que deban verse todos los días y tomar café juntos. Tu equipo podría ser un equipo remoto, y aún así podría ser un equipo remoto formidable y productivo.

Otra cosa es que tendrías que buscar a personas – no a cualquiera – personas con los mismos intereses que los que ya has enumerado. «Interés» es siempre un buen punto de partida para algo que durará mucho tiempo.

Fomentar la transparencia y la comunicación

¿De qué sirve tener un equipo si sus miembros no están abiertos el uno al otro? Las cosas se pueden hacer al azar y además que lleven demasiado tiempo para que se noten.

Debes asegurarte de que cada miembro del equipo entienda y conozca los roles y responsabilidades de todos en su lugar de trabajo, al menos lo básico.

Ya sea una conferencia semanal o reuniones ad-hoc, es necesario asegurarse de que el equipo en su conjunto entienda y siga el progreso general e individual y que sus tareas impliquen evitar posibles obstáculos y acelerar la entrega cuando sea posible.

Se debe animar a los miembros del equipo a que se comuniquen libremente y a que hagan preguntas tan a menudo como sea posible. Las líneas de comunicación deben estar abiertas de par en par para que las ideas y las agendas puedan fluir libremente.

Más importante aún, haz que los miembros del equipo comprendan los objetivos, la misión y la visión que tu ya has planteado.

Establece las reglas

La Ley es el instrumento para combatir el caos. «Donde no hay ley, no hay pecado».

Por lo tanto, debes tener reglas que guíen a cada miembro del equipo. Además, las reglas normales de puntualidad, transparencia al hablar con los clientes y honestidad, etc. Te pongo un ejemplo: Puedes crear reglas que prohíban algunas palabras en el lugar de trabajo, como «imposible», «fracaso» (se pueden sustituir por «contratiempo», «reto»).

También entiende que las reglas no están hechas sólo para divertirse, sino que se supone que deben ser seguidas.

Trabajar, trabajar y trabajar.

¿Quieres formar un equipo formidable? Ensúciate las manos y haz el trabajo. Oye, esto no quiere decir que te las ensucies literalmente para ponerte a trabajar, sino que debes hacer que todos los miembros del equipo pongan todo lo que se requiere y más, para lograr las metas colectivas.

Otra cosa es trabajar juntos. La opinión o idea de otra persona podría ser lo que se necesita para dar a luz algo asombroso que el mundo agradecerá.

También debes aprender a delegar el trabajo a las personas. Les ayuda a saber que confías en ellos. Hazles saber a todos sus tareas principales y anímalos a que hagan un esfuerzo adicional.

Sé consistente

Aquí es donde la mayoría de la gente lo olvida. Hay tanto glamour y seriedad al principio que luego se desgasta. Un campeón no es un ganador de una sola vez, es un ganador constante. No ganes sólo una batalla; esfuérzate por ganar la guerra. No debemos ganar todo el tiempo, pero debemos perder menos.

Sobre todo, ¡DIVIÉRTETE! Realmente no siempre se trata del trabajo.

Photo by José Alejandro Cuffia on Unsplash

Categorías
Mi camino al éxito

Compañerismo

Los triatlones por equipos, la auténtica prueba de compañerismo.

Es el momento de dejar de lado los tiempos y centrarse en el trabajo en equipo. No importa qué marca hagas o qué objetivo te propongas, tan solo que eres la parte de un todo y que la suma de las partes llegará más lejos que la forma individual.

Las pruebas por equipos son, en mi opinión, de las mejores y más satisfactorias que te ofrece el triatlón. En ella se sacrifica el talento individual y se apuesta por un objetivo común.

El pasado domingo tuvo lugar la prueba de triatlones por equipos de El Prat, Barcelona.

Era mi segundo año participando y, probablemente, ya sea una cita anual obligatoria. Muchos compañeros de equipo formamos grupos de 4-5 personas para participar y pasarlo en grande. Este año había algo que todavía me motivaba más: mi hermano competiría a mi lado.

Javi ha participado en un par de triatlones y se motiva para entrenar y competir principalmente cuando llega el verano. En esta ocasión, aún siendo 30 de abril, nos sorprendió la lluvia, el frío y, como consecuencia de la climatología, la eliminación del tramo de agua. No era un buen día para competir pero habíamos hablado mucho de esa carrera y yo tenía muy buen recuerdo de la edición pasada. Seríamos el equipo más sonriente de la competición, formado, a diferencia de la mayoría de mixtos, por todo mujeres (5 en concreto) y un único hombre.

No todos conocíamos el nivel del resto del equipo pero tampoco preguntamos. Tiraríamos unos de otros en cada tramo. Nos esforzaríamos en la disciplina que más nos costaba y ayudaríamos a los compañeros en la que fuéramos más fuertes. Ese era el único plan: salir juntos, hacerlo juntos y llegar de la mano.

Fue un día redondo a pesar de los obstáculos. No miramos el reloj y no presionamos a quien se quedaba atrás, le ofrecíamos la mano. Nos vestimos con los colores corporativos del equipo pero no estábamos preparados para congelarnos en la cola de espera para salir a competir (en los triatlones por equipos la salida es por grupos a cada minuto), así que nos pusimos cada uno los complementos que consideramos, siendo éstos de lo más variopintos y con los que finalmente competiríamos hasta el tramo del running donde ya teníamos la temperatura corporal suficientemente alta como para quitárnoslos. Y así es como fuimos el único equipo dominguero, multicolor… que priorizaba el humor a la competición.

Para mí no fue solo un logro colectivo, también supuso un logro individual: compartir con mi hermano una forma de vida que llevo practicando casi 4 años y que desde que vino a verme finalizar mi primera prueba, supo que aquello también le gustaría y que tenía las cualidades necesarias para practicarlo. No hay mayor orgullo para una hermana que finalizar una prueba deportiva junto a su hermano y más aún cuando se le dibuja una sonrisa de satisfacción nada más cruzar la meta que en pocas ocasiones una tiene la oportunidad de ver. No es el circuito del Triatlón de El Prat, es lo que te provoca cuando lo preparas, te inscribes y lo compartes.

Ahora, a revisar el calendario y convencer de nuevo a mi hermano para que lo hagamos juntos.

@helarte_barry

Categorías
Mi camino al éxito

Yo seré tu incondicional

Le descubrí hace casi un año y se describía como un chico al que le cuesta decir “no”. Siempre dispuesto a cometer cualquier locura sin importar la gravedad, la altura, la anchura, las consecuencias… un poco (bastante) diferente a mí que no dejo que la adrenalina se apodere del raciocinio.

Sergi Sánchez (@Canijo_) llegó a mi vida con la mentira de que necesitaba aprender a nadar para mejorar sus tiempos en triatlón, deporte en el que se inició hacía escasamente 4 meses. Yo, como buena samaritana, me ofrecí a ayudarle a perfeccionar su técnica y prepararnos para la maratón que teníamos próximamente y a la cual no había sido capaz de negarse. Su primera travesía a mar abierto e iba a ser de 6km ni más ni menos…

Le consolé y le animé en el viaje en bus que nos llevó a la salida. Confiaba en él y no pretendía separarme ni un segundo de su lado durante las 2 horas que podríamos tardar en llegar a meta, por algo había confiado él en mí primero. Y, no solo lo conseguimos,  sino que tuvo que ir conteniendo su ritmo para que yo no me quedara atrás. ¿Y me consideraba buena en el agua? Mi autoestima se derrumbó porque, aunque racional, también tengo mi punto de competitiva. Pero fue una experiencia excepcional en la que no hubo posibilidad de hablar, solo importaba la posición del otro para llegar, tal como nos habíamos prometido, juntos a meta.

20161209_153040

Sergi se creció y se vio posibilidades como nadador. Quizás no era tan malo como pensaba… Los entrenos cada vez iban siendo más duros, incluyendo algún stage en Banyoles con su equipo con alguna caída en bici, pero todo derivaría en una mejora sustancial de sus capacidades. Es buen nadador, ciclista y corredor y me atrevo a decir que su mejor disciplina es la natación, quizás porque le ha cogido el gusto a esto de mojarse.

IMG_6691

Ya ha cumplido un año como triatleta y el domingo pasado fue su primer duatlón oficial por equipos. ¡Fue alucinante! Me sentí orgullosa de lo que había conseguido, de verle sufrir y disfrutar al mismo tiempo. Sus compañeros lo arrastraron los primeros metros y él aguantó el empuje sin renunciar al ritmo marcado por el grupo y cuando se subió a la bici recuperó el habla y la explosividad y ayudó a liderar el equipo. Eran una piña, un conjunto compenetrado con papeles intercambiables que se intuían, no se verbalizaban. Llegaron a meta exhaustos pero satisfechos; habían conseguido hacerlo juntos a pesar de las 2 bajas repentinas que tuvieron.

Y yo no podía sentirme más feliz por verle a él tan radiante. Sus objetivos deportivos se van cumpliendo, así como los profesionales y personales. Creo en el karma y cuando alguien obra bien,  piensa en positivo y le sonríe a la vida, ésta se lo devuelve con aquello que tanto ansía y por supuesto, con aquello por lo que lucha. Le admiro.

IMG_6420

Hay algo que cada día tengo más claro, y es que el triatlón definitivamente no es un deporte individual. Necesitas ser parte de un todo, el apoyo de los que les tocó estar detrás de la barrera, el exigente nivel de tus competidores que te hace superarte y nunca conformarte, los que entienden el sacrificio que supone en tu rutina diaria y la complicidad de quien no solo lo entiende sino que lo comparte y lo defiende ante las críticas de los ajenos.

Ser una pareja en la que ambos sean aficionados al triatlón es una apuesta convincente pero no totalmente segura. Hay otros ingredientes imprescindibles: la comunicación, la libertad individual, priorizar al otro ante las competiciones, consultar la disponibilidad y las preferencias, valorar que te prioricen y te escuchen, no dar nada por sentado, intuir las necesidades del otro y ser consciente que:

No todo ni siempre es triatlón.

 

@helarte_barry // @helartedeltriatlon

 

Categorías
Psicologia

¿Cómo mantener la agilidad mental y el aprendizaje continuo?

Cuando alcanzamos la edad adulta y acabamos nuestro periodo de formación o lo más conocido como «época de estudiante», solemos tener cierto rechazo a seguir formándonos.

«¿Libros otra vez?»

«¡Llevo toda la vida detrás de un escritorio!»

«Ahora me toca centrarme en lo laboral.»

«¡Necesito más experiencia y menos teoría!»

«Es hora de pasar a la práctica.»

Estas son el tipo de frases que solemos expresar cuando pensamos en seguir relacionándonos con la formación o los estudios pero… Tanto en un equipo de trabajo como a nivel individual, si se quiere alcanzar el éxito profesional o el alto rendimiento, los niveles de agilidad mental, de aprendizaje y de creatividad deben mantenerse siempre en lo más alto.

¿Es posible lograr mantener los niveles de agilidad mental y aprendizaje?

La respuesta es clara y contundente: ¡SÍ!, y debe hacerse.

La eficacia de un individuo o grupo de individuos de alto rendimiento depende de si es posible mantener esos niveles y de conseguir que esos niveles sean consistentes con los objetivos personales o de la organización.

Richard Hackmann, en su libro «Leading teams», afirma que: la efectividad de un equipo que genera productos o servicios que agradan a sus clientes aumenta con el tiempo sólo cuando los miembros de ese equipo tienen la capacidad de seguir aprendiendo de forma individual.

 

¿Cómo estimulamos esa capacidad de aprendizaje continuo?

1. Haz deporte.

La actividad física favorece a la generación de nuevas neuronas en el hipocampo y eso se traduce directamente en una mejor memoria.

Además, los beneficios del deporte ¡se acumulan! Lo que significa que, al reducir los niveles de estrés con la actividad aeróbica, nuestro cerebro se va «limpiando» y la información fluye con mayor velocidad.

 

2. Come bien.

Es de sobra conocido que los hábitos alimenticios influyen en la forma en la que nuestro cerebro se desarrolla y una mala alimentación, definitivamente, afecta a sus funciones.

Además, el riesgo cardiovascular (íntimamente relacionado con la alimentación) también está relacionado con la pérdida de volumen cerebral, así que alimentarnos de manera saludable tiene más beneficios de los que se ven a simple vista.

 

3. Lee.

La lectura de ocio o entretenimiento es una actividad súper completa. No es necesario leer cosas relacionadas con nuestro trabajo o nuestra área profesional para mantenernos activos mentalmente en el entorno laboral y mejorar nuestras capacidades, con leer algo que nos guste y nos resulte entretenido es suficiente.

Leer aumenta nuestra capacidad de comprensión, nuestra capacidad de pensamiento, nuestra creatividad y nuestra capacidad para innovar.

 

4. Relájate.

Como se ha mencionado antes, reducir los niveles de estrés ayuda mucho a mejorar la memoria, la autoconciencia y la empatía.

Podéis ver algunas maneras de reinicar la mente y relajarla en este post de nuestro blog.

 

5. Cambia hábitos.

Hacer cosas complicadas o que no estamos habituados a hacer despierta partes de nuestro cerebro que no utilizamos constantemente. Una manera muy sencilla de hacerlo es intentar utilizar la mano contraria a la que utilizamos normalmente para ducharnos, comer ¡o incluso escribir!

 

¿Qué te parecen estos 5 consejos para mantener tu agilidad mental?

¡Pruébalos! Verás cuántos beneficios tienen y cómo van a mejorar tu rendimiento. Además, mantenerse activo intelectualmente no sólo significa sentarse a «empollar», ¿a que no?

 

 

 

Categorías
Mi camino al éxito Novedades

Conoce a José

¡Y acabamos con la presentación de nuestros colaboradores!

Hoy estamos más que entusiasmados porque os vamos a presentar al último colaborador externo de esta nueva sección que estrenaremos en el blog: «Mi camino al éxito». Él es un auténtico encanto y, aunque se está estrenando como bloguero, estamos seguros de que os va a encantar todo lo que tenemos que aprender de él.

«Con las pasiones uno no se aburre jamás; sin ellas, se idiotiza.» -Stendhal

En The Gate nos apasiona nuestro trabajo, nos apasiona descubrir el potencial que tienen las personas para alcanzar todo lo que se propongan, nos apasiona trabajar directamente con la gente, nos apasiona ver que los sueños se hacen realidad y nos apasiona que nuestros participantes tengan ganas de conseguirlo. Es por eso que nos gusta ir acompañados en este camino de gente apasionada y dispuesta a dejar huella y hacer un mundo mejor.

José Andrés San Benito Mir

El «blogger» del que hablamos hoy ¡es un portento! Dimos con él a través del networking (el boca a boca de toda la vida) y nos sorprendió su afán de conocimiento y su inquietud intelectual. José, al igual que nosotros, cree en la mejora continua y no sólo se la aplica a sí mismo sino que busca donde haga falta para encontrar nuevas formas de que la gente que trabaja con él se encuentre mejor y practique ejercicio de una manera más efectiva y saludable.

Nombre: José Andrés San Benito Mir.
Edad: 26 años.
Profesión: Nutricionista y entrenador personal.
Sueños por cumplir: Conocer cada rincón de la tierra, aportar mis conocimientos a 
la hora de  cambiar la mentalidad de las personas respecto a la nutrición y al 
ejercicio físico para mejorar su calidad de vida y luchar contra todo aquello que 
nos impide ser libres de verdad.

 

Estamos seguros que aceptó colaborar con nosotros porque es el primer paso a cumplir uno de sus sueños y no tenemos ninguna duda de que sus conocimientos van a cambiar muchas mentalidades y nos van a ayudar a mejorar nuestras vidas. Trabajar con José ha sido todo un lujo, él es valiente, se atreve a probar cosas nuevas y está deseando compartir todo lo que sabe. Le gusta experimentar antes de que se lo cuenten, le gusta analizar y entender las situaciones, no se queda en la superficie y está deseando que la vida le sorprenda.

«Soy quien soy por todo lo que he vivido»-José San Benito.

Desde The Gate queremos agradecerte profundamente tu aportación y estamos impacientes porque nos enseñes cómo has decidido implementar tus funciones como entrenador para que la gente recorra intensamente su camino al éxito. ¡BIENVENIDO al blog de The Gate!

Muy pronto José publicará su primer post, ¡permaneced atentos!

Categorías
Mi camino al éxito Novedades

Conoce a Helena

¡Continuamos presentando gente sensacional!

Esta semana, comentaros que tenemos nueva sección en el blog ya es una redundancia así que pasamos directamente a presentaros a otra colaboradora más. Esta incorporación es una auténtica maravilla y ha sido todo tan fácil con ella que parece que teníamos que trabajar juntos sí o sí.

«Lo que sorprende, sorprende una vez, pero lo que es admirable lo es más cuanto más se admira.-Joseph Joubert»

Lo que nos llevó a crear esta sección en nuestro blog fue precisamente el querer compartir con nuestros lectores las historias de gente admirable que hemos conocido y que nos han capturado con su manera de contarlas. Cuanto más conocemos a esas personas y a la mochila de momentos que tienen que compartir, más nos cautivan y más queremos saber y aprender de ellas.

Helena Artacho Barroso

La «blogger» que os vamos a dar a conocer hoy ¡es una caña! La conocimos a través de las redes sociales, algo muy común hoy en día, y nos fascinó la cantidad de cosas que teníamos en común con ella. Antes hablábamos de la admiración que sentimos por nuestros colaboradores y una cosa que nos encantó de Helena fue su capacidad de admirar a los que trabajan duro e invierten todos sus recursos para conseguir sus objetivos.

Nombre: Helena Artacho Barroso.
Edad: 29 años.
Profesión: Técnico de Partners.
Sueños por cumplir: Ser finisher de un IRONMAN, hacer todo lo que le haga feliz 
y cambiar con optimismo lo que no encaje.

 

Cuando le propusimos la colaboración a Helena ya sabíamos que nos iba a aportar cosas muy positivas pero, aún así, nos ha sorprendido muy gratamente. Desde el primer momento se ha mostrado implicada, positiva y con una actitud inmejorable y, sin apenas conocernos, mostró interés en nuestro proyecto y muchas ganas de aportar todo lo que pudiera. Es perseverante y humilde, tiene las cosas muy claras y sabe, por su relación con el deporte, que el esfuerzo SIEMPRE tiene recompensa y que donde hay una línea de inicio, acaba habiendo una meta.

«Historias que contar, eso son las líneas de expresión»-Helena Artacho.

Desde aquí queremos darte las gracias por haber aceptado formar parte de esta familia y estamos deseando que compartas con nosotros esas líneas de expresión de la gente que logre fascinarte en su camino al éxito. ¡BIENVENIDA al blog de The Gate!

Muy pronto Helena publicará su primer post, ¡permaneced atentos!

Categorías
Mi camino al éxito Novedades

Conoce a Quan

¡Y seguimos con nuestra novedad!

Hoy, además de recordaros que ¡tenemos nueva sección en nuestro blog!,  queremos continuar con la presentación de nuestros colaboradores. De verdad que estamos más que entusiasmados con esta nueva etapa y con la cantidad de contenido que vamos a poder compartir con todos vosotros.

«Compañía: Persona o grupo de personas que están o se relacionan habitualmente con alguien.»

En The Gate estamos convencidos de que cuando estás bien acompañado y te rodeas de gente con talento, las cosas salen mejor y por eso nos relacionamos habitualmente con personas a las que admiramos y de las que continuamente aprendemos valores y comportamientos que nos acercan al alto rendimiento.

Quan Zhou Wu

La siguiente «blogger» que vamos a presentaros hoy ¡es la re-leche! Conocerla es sorprendente y fascinante al mismo tiempo y siempre está cargada de cosas que contar y anécdotas divertidísimas, vamos, que todavía no existe lector que no caiga rendido a sus pies.

Nombre: Quan Zhou Wu.
Edad: 26 años.
Profesión: Diseñadora gráfica e ilustradora.
Sueños por cumplir: Publicar un segundo libro, hacer una exposición propia y 
¡vivir del arte!

 

Colaborar con Quan no es sólo un lujo a nivel profesional sino que a nivel personal nos ha enriquecido en todos los aspectos: tiene una manera muy especial de organizarse y cuando tiene un objetivo claro desde luego que lo consigue, es tozuda y perseverante como ella sola. Quan es divertida, espontánea, carismática y con una capacidad de trabajo en equipo sensacional, además es extremadamente sensible (le encantan los gatos) y ella misma se define como:

«(…) andaluza, diseñadora gráfica y china.«-Quan Zhou.

Te AGRADECEMOS de corazón que te unas a nosotros y que nos permitas entrar en ese mundo tuyo tan particular, tu éxito es toda una inspiración. ¡BIENVENIDA al blog de The Gate!

Muy pronto Quan publicará su primer post, ¡permaneced atentos!

Categorías
Deporte Gestión Psicologia

¿Qué es un equipo de alto rendimiento y cómo puedes formar parte de él?

«Ambición, afán de superación, trabajo en común y la pasión que se pone en lo que se hace son los ingredientes fundamentales para tener éxito.»

-Alejandra Quereda, capitana del equipo español de gimnasia rítmica.

¿Cómo podemos crear equipos de alto rendimiento (EAR), liderarlos y desarrollar a las personas que los conforman para que sobresalgan?

El papel del líder en los equipos es fundamental, tanto cuando las cosas funcionan bien como en los momentos críticos. Un líder debe transmitir la urgencia adecuada y aportar seguridad al equipo, nunca estrés. Según Rosa María Sanz, directora general de personas y recursos de Gas Natural Fenosa, si un gestor es capaz de ver las cosas con perspectiva y expresar sencillez a la hora de comunicarlo, lo anterior viene rodado.

Las cinco «C»: Confianza, Complementariedad, Comunicación, Cooperación y Compromiso.

Un maravilloso ejemplo de EAR es una orquesta, en ella los músicos trabajan como si fueran uno y el director no es un jefe convencional, dirige al grupo contribuyendo con su habilidad y talento. Además el líder de un equipo de alto rendimiento, no solo debe potenciar los cinco ingredientes arriba mencionados, sino que tiene que contar con ciertos valores que debe transmitir a su equipo: tenacidad, fuerza, tolerancia a la frustración, experiencia y afán de superación. Sólo si se dan estas cualidades y el líder y su equipo tienen un objetivo común, estamos hablando de un EAR.

Un EAR es un equipo «que brilla más que la suma de los individuos. Es un equipo conectado intelectual y emocionalmente, cohesionado, con visión compartida y co-responsabilidad»

-María García, directora del Programa de Dirección en Coaching Ejecutivo del IE Business School.

Conocer tu rol en el equipo y aceptarlo es fundamental para que conectes con tus fortalezas y tus motivaciones y puedas dar la mejor versión de ti mismo. A su vez, saber que tus aportaciones tienen un efecto en el desempeño del equipo y celebrar los éxitos pública y privadamente, te dará un extra de motivación.

Opiniones, hábitos y ego.

En un equipo de alto rendimiento todos los miembros deben ser capaces de manifestar sus opiniones sin pudor dado que en un EAR existe la confianza plena tanto para la toma de decisiones como para los errores. Además, el objetivo común pesa más que las posibles antipatías de los miembros del equipo dado que prima la profesionalidad.

Para que consideremos a un equipo como un EAR, es necesario que sus miembros compartan ciertos hábitos de conducta: las ganas de superar las expectativas de los compañeros, la búsqueda de la excelencia personal y del equipo, la responsabilidad en el cumplimiento de las tareas y la empatía al dar ánimos al resto de miembros del equipo, son sólo unos de ellos.

En un EAR no hay cabida para comportamientos o hábitos nocivos ya que dificulta la consecución de objetivos. Es fundamental eliminar el concepto de colaboración para pasar a hablar de cooperación, donde no hay egos ni objetivos individuales, sino objetivos comunes y generosidad.

 

¿Y tú? ¿Formas parte de un equipo de alto rendimiento?

¿Quieres conseguirlo?