Categorías
Psicologia

Cómo re-encaminar tus propósitos de 2017

¡El tiempo vuela!

Y sin darnos cuenta ya hemos pasado la mitad del año. ¿Qué ha pasado con tus propósitos de año nuevo? ¿Siguen en marcha o los has apartado de tu camino?

¡No pasa nada! Aún hay tiempo para re-dirigirlos.

Efectivamente, hemos dejado medio año atrás pero todavía nos queda medio año más así que es un tiempo ideal para evaluar nuestras intenciones.

Aquí tienes 5 maneras para ayudarte a hacerlo.

Vuelve a tu objetivo original.

Es muy probable que tu vida haya estado ajetreada y no hayas pensado en tus propósitos de Enero en todo este tiempo. Revísalos y extrae aunque sea un objetivo que te propusiste cumplir.

Una vez lo has encontrado, escríbelo otra vez. Hay muchas investigaciones que demuestran que escribir en un papel tus objetivos, aumenta considerablemente las posibilidades de alcanzarlo.

Revisa los valores.

 

Todos nuestros objetivos están ligados a ciertos valores. Analizar tus valores fundamentales y asociar tus objetivos a ellos te ofrece la voluntad para continuar cuando se hace difícil.

(En otro post hablaremos sobre la importancia de los valores)

 

¿Cómo te sentirías si empezaras o si lo consiguieras?

Los deportistas, muchas veces, utilizan la visualización para practicar técnica o táctica fuera del campo, y tú puedes hacer lo mismo con tu objetivo.

Aquí tienes una guía creada por The Gate en la que puedes leer algunos consejos para la visualización.

Guía proyecto de vida (138 descargas)

 

Busca tus palabras motivadoras.

Muchas veces nos apoyamos en las personas de nuestro alrededor cuando nos sentimos decaídos o desmotivados, pero nos olvidamos de la fantástica herramienta de apoyo que somos nosotros mismos.

Encuentra esas palabras que mejor funcionan para ti (como si se las estuvieras diciendo a algún familiar o algún amigo) y dirígete a ti mismo con tu nombre, de esta manera fortalecerás el factor motivador de las palabras. Por ejemplo:

Anna, puedes hacerlo.

Los apoyos externos.

Como se ha mencionado anteriormente, anotar tus intenciones puede ayudarte a lograrlas. Pues tu porcentaje de éxito aumenta aún más si las compartes con alguien más.

Cuéntaselas a un amigo, familiar o compañero de trabajo que te ayuden a mantenerte fiel a tu objetivo y que te motiven para alcanzarlo.

 

¿Qué otras cosas se te ocurren para mantener tus objetivos encaminados?

Categorías
Novedades The Gate History

Pero… ¿qué es The Gate?

¡Estrenamos sección!

Y lo hacemos porque hemos visto la necesidad.

La necesidad de contar, la necesidad de expresarnos, la necesidad de informar y, sobre todo, la necesidad de conectar contigo.

Desde el inicio de nuestro proyecto nos hemos encontrado con diversos desafíos (como toda persona que quiere alcanzar un objetivo), pero el que más energía nos ha exigido ha sido el reto de explicar qué hacemos.

 

¿Por qué?

Os preguntaréis cuál es la dificultad si nosotros tenemos claro a qué nos dedicamos, ¿no? Obviamente, el obstáculo no reside ahí, reside en encontrar el lenguaje y la manera de explicar algo innovador, nuevo, intangible y que no se ha hecho antes (tal y como nosotros lo hacemos).

Es por eso que, tras darle muchas vueltas, decidimos explicar nuestra actividad profesional contándote qué hacemos: contándote nuestro día a día, nuestros eventos, nuestras actividades, nuestras experiencias, nuestros participantes y, por encima de todo, nuestros aprendizajes, nuestros errores y nuestros éxitos.

 

¿Cómo?

Lo haremos con una frecuencia semanal pero no será a modo de diario (eso sería extremadamente aburrido y probablemente no te interesaría para nada).

Según lo que nos vaya surgiendo en el desarrollo de nuestras actividades, conectaremos los acontecimientos con lecciones pasadas, con hechos parecidos o, simplemente, con reflexiones o cambios de planes futuros.

 

¿Para qué?

Buena pregunta.

El objetivo principal de este nuevo apartado en el blog es que nos conozcas mejor, veas la utilidad de lo que tenemos para ofrecerte y que puedas llegar a cambiar tu vida funcionando mejor y alcanzando tu alto rendimiento.

Otra de las cosas que queremos conseguir con esto es plasmar, incluso para nosotros mismos, la revolución que supone nuestro proyecto para la manera de entender la actividad física, el bienestar y la tranquilidad mental y la manera de funcionar en el trabajo, en el deporte y en la vida personal.

¿Somos osados al hablar de revolución? No es nuestra intención. Según la R.A.E. una revolución es:

Cambio rápido y profundo en cualquier cosa.

Y eso, precisamente, es lo que queremos: cambiar rápida y profundamente la manera en la que funcionamos los individuos. Y, ¿por qué estamos en disposición de realizar ese cambio? Porque nuestras herramientas son las mismas que las tuyas (nada externo, nada tecnológico, nada extravagante): nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro comportamiento; simplemente, hemos encontrado una manera de combinarlas y hacerlas funcionar que nos acerca a la mejor versión de nosotros mismos.

¿Quieres conseguirlo?

 

Bienvenido a The Gate History.

 

Categorías
Deporte Psicologia

8 actividades para reiniciar la mente

¿Has oído hablar de los beneficios de actividades como la meditación pero te intimida el hecho de tener que estar sentado y quieto durante un rato? La meditación es un proceso simple y fácil para algunos, pero puede ser una tarea realmente dura para otros.

La buena noticia es que hay muchísimas maneras de cultivar ese estado de paz y “no estrés” que no involucran una meditación tal y como la conocemos (en el suelo, flor de loto e inmóviles). Prueba una de estas actividades alternativas y disfruta de la concentración, la claridad y la paz que vienen después.

 

Aquí tienes 8 actividades que te ayudarán a reiniciar tu mente.

 

1. Sal a la calle a dar un paseo.

La naturaleza y el ejercicio son dos componentes básicos para mejorar la salud y el bienestar.

“Doy un paseo en el bosque y vuelvo a casa más alto que los árboles”. -David Thoreau

Eso pasa porque la naturaleza hace que nos sintamos bien, alimenta nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro espíritu.

Busca un paseo o una ruta cerca de ti y, mientras vayas caminando, centra tu atención en tu respiración según te vas moviendo; nota las sensaciones de tu cuerpo, observa cómo tu ritmo cardíaco aumenta o disminuye y fíjate en tus músculos cuando estés haciendo esfuerzos.

Además, presta atención a los detalles de tu alrededor: los colores, las plantas y los árboles, el ritmo de tus pisadas y la naturaleza de tus movimientos. Verás que tienes tanto en lo que centrar tu atención que no habrá distracciones.

 

2. Prueba con la jardinería.

En vez de dedicarte a tus plantas mientras escuchas música y te desinhibes, intenta cultivar un estado mental tranquilo mientras riegas o cuidas tus plantas. Si eres capaz de mantener tu mente centrada y prestando atención a lo que estás haciendo: la sensación de la tierra en tus manos, el olor de las plantas, tu respiración conforme te vas moviendo…, podrás convertir algo tan cotidiano como cuidar de tus verdes amigos en una sesión de mindfulness completa.

 

3. ¡Pinta y colorea!

Hay una nueva locura en el mundo del bienestar mental relacionada con el hecho de colorear en adultos. Hay muchísimos libros disponibles en el mercado para pintar, incluso libros con ilustraciones diseñadas para relajarte, liberar tu estrés, expresar tu creatividad… suena como una muy buena manera de volver a ser un niño, ¿no?

 

4. Baila.

Pon algo de buena música (a poder ser con mucho ritmo y sin letra), cierra los ojos y permite que tu cuerpo se mueva libremente. Prueba usando un espacio abierto o grande como tu jardín o el salón de tu casa y baila como si nadie te estuviera mirando, bueno, probablemente nadie te estará mirando. ¡Sienta fenomenal!

 

5. Haz ejercicio con consciencia.

Hay muchísimas maneras de mover tu cuerpo conscientemente, solo se requiere de concentración y conciencia para fundir el bienestar mental con el ejercicio físico. Prueba a salir a correr, saltar a la comba, hacer tai chi, o cualquier otro ejercicio aeróbico mientras, como ya hemos dicho antes, te centras en tu cuerpo, en tu respiración, en tu postura o en la intención que tienes al practicar ese tipo de ejercicio. ¡Verás cómo cambia tu manera de practicar deporte!

 

6. Yoga.

Además de ser una herramienta para estirar tu cuerpo y hacer ejercicio, mucha gente encuentra en el yoga una manera de meditación y de calmar la mente. En la práctica física de yoga, lo más fácil es centrar la mente en el cuerpo primero, y luego pasar a tratar de domar a nuestra mente pensante.

Busca alguna clase de yoga cercana o busca un vídeo en Youtube, y permítele a tu cuerpo y a tu respiración que guíen a tu mente entre postura y postura.

 

7. Toca un instrumento.

Tocar música es una increíble herramienta creativa, ¡y no tienes que tener talento para disfrutarlo! De hecho, si no tienes ningún objetivo firme con el instrumento o no eres profesional, puede servirte como un ejercicio para la mente genial porque no tienes otra intención que la de tocar y disfrutar.

Si ya tocas algún instrumento, simplemente pasa algún tiempo única y exclusivamente dedicado a él dejando de lado todo lo demás, y utiliza esta sesión como algo para ti en lugar de convertirla en una sesión de práctica o perfeccionamiento.

Si no tocas ningún instrumento, escoge alguno de estos que requieren poco o ningún conocimiento para comenzar: tambor, gong, maracas o ¡tu propia voz!

Acuérdate de que el objetivo no es demostrar nada, es únicamente centrar tu atención en el momento presente mientras creas ritmo, melodía y sonido.

 

8. Disfruta de una puesta de sol.

Existen pocos momentos que nos permitan estar más en el momento presente que observar cómo el sol se esconde atravesando el horizonte. Además de su belleza natural, una puesta de sol es también un brillante recordatorio de que cada día, y todos los días, nos ofrecen un nuevo fin y un nuevo principio.

Piérdete en los colores y la energía de la puesta de sol y hazle caso a la tierra cuando te dice que el resto de ítems en tu lista de tareas, puede esperar hasta mañana.

 

¿Y tú? ¿Vas a probar alguno de estos consejos para calmar o reiniciar tu mente?

 

 

Categorías
Gestión Psicologia

El arte de la grandeza de la disciplina

Cuando la mayoría de nosotros oímos la palabra disciplina, nos encogemos. No es porque no queramos tener éxito, o que no queremos llegar a un objetivo, el problema radica en nuestra asociación con la palabra: el apego emocional a cómo estábamos castigados en la infancia por mal comportamiento o “falta de disciplina”.

En el entrenamiento de nuevos emprendedores/empresarios, encuentro una creencia pegajosa y una fuerte resistencia a la creación de un nuevo patrón de disciplina.

El ser humano tiene más miedo de lo que cree que va a perder de lo que realmente puede llegar a perder. El dolor de dejar ir una identidad actual es mayor que el dolor de no vivir con autenticidad… o al menos eso creo.

Cuando consideramos la idea de que la vida es nuestro mayor don, debemos estar abiertos a cambiar nuestra persona de acuerdo a los cambios que enfrentamos a lo largo del camino. Hay que encontrar el valor para afrontar nuestros miedos más profundos y aprovechar nuestra pasión para convertirnos en el ejemplo viviente de la grandeza en todo lo que hacemos. Sin disciplina, esto no se lograría y así, nos sentiríamos insatisfechos, aburridos y agotados con la mediocridad y la monotonía en la vida.

Si eliges creer que estás condenado al fracaso, a tomar decisiones equivocadas y a tener mala suerte en comparación con los demás, estás condenado al castigo. Tu éxito será influenciado por el miedo a fracasar de nuevo y tus acciones se atrofiarán por temor al juicio de ser condenado. Además, tus pensamientos, hábitos y automatismos terminarán castigándote por todo lo que ha salido mal en el pasado.

La determinación es la facultad para tomar riesgos, inspirados a tomar medidas inmediatas de aprendizaje, y si eres lo suficientemente valiente y disciplinado terminarás quedándote sólo cuando las multitudes no tienen el valor de saltar a dar el paso decisivo. Tu vida segregará confianza, tus esfuerzos serán grandes contribuciones al mundo y tu capacidad de pensar con claridad proporcionará combustible a tu excelente ética de trabajo.

Quizás te sientas identificado cuando hablamos de ser víctimas del exagerado perfeccionismo en el pasado. Te avergüenzas de lo que no ha salido “perfecto”, te sientes culpable y te arrepientes de haber arriesgado o haber tomado las decisiones que tomaste, convirtiéndose tus acciones presentes en acciones de “autocastigo”. Te conviertes en el maestro del fracaso o “auto-odio”, cuando te podrías haber convertido en un maestro en la grandeza.

Darnos cuenta de esto, nos lleva a la toma de posesión en la vida, a saber ver las cosas desde varias perspectivas, donde podemos buscar la excelencia en nuestros esfuerzos, en lugar de en nuestros resultados, y podemos buscar un refugio en la mente para ver las cosas con más claridad y convertirnos en discípulos de nuestro potencial.
Para llegar a ser un discípulo de nuestro mejor yo, debemos desarrollar una honestidad y una integridad brutales para hacer frente a los errores que hemos cometido y para ser conscientes de cómo estamos permitiendo que esos fracasos nos guíen en todos nuestros movimientos en el presente. Para tener éxito realmente, tenemos que encontrar la luz de la verdad en nuestra visión distorsionada de la realidad.

A la escuela no se va a aprender a fallar, ¿verdad? Debemos aprender por nuestra cuenta a estudiar el camino del logro y no de fracaso, viviendo cada momento independiente al anterior.

Deja que tu vida ejemplifique el arte de la grandeza como resultado de tu disciplina llegando a la mejor versión de ti mismo.

Categorías
Deporte Gestión Psicologia

¿Qué es un equipo de alto rendimiento y cómo puedes formar parte de él?

“Ambición, afán de superación, trabajo en común y la pasión que se pone en lo que se hace son los ingredientes fundamentales para tener éxito.”

-Alejandra Quereda, capitana del equipo español de gimnasia rítmica.

¿Cómo podemos crear equipos de alto rendimiento (EAR), liderarlos y desarrollar a las personas que los conforman para que sobresalgan?

El papel del líder en los equipos es fundamental, tanto cuando las cosas funcionan bien como en los momentos críticos. Un líder debe transmitir la urgencia adecuada y aportar seguridad al equipo, nunca estrés. Según Rosa María Sanz, directora general de personas y recursos de Gas Natural Fenosa, si un gestor es capaz de ver las cosas con perspectiva y expresar sencillez a la hora de comunicarlo, lo anterior viene rodado.

Las cinco “C”: Confianza, Complementariedad, Comunicación, Cooperación y Compromiso.

Un maravilloso ejemplo de EAR es una orquesta, en ella los músicos trabajan como si fueran uno y el director no es un jefe convencional, dirige al grupo contribuyendo con su habilidad y talento. Además el líder de un equipo de alto rendimiento, no solo debe potenciar los cinco ingredientes arriba mencionados, sino que tiene que contar con ciertos valores que debe transmitir a su equipo: tenacidad, fuerza, tolerancia a la frustración, experiencia y afán de superación. Sólo si se dan estas cualidades y el líder y su equipo tienen un objetivo común, estamos hablando de un EAR.

Un EAR es un equipo “que brilla más que la suma de los individuos. Es un equipo conectado intelectual y emocionalmente, cohesionado, con visión compartida y co-responsabilidad”

-María García, directora del Programa de Dirección en Coaching Ejecutivo del IE Business School.

Conocer tu rol en el equipo y aceptarlo es fundamental para que conectes con tus fortalezas y tus motivaciones y puedas dar la mejor versión de ti mismo. A su vez, saber que tus aportaciones tienen un efecto en el desempeño del equipo y celebrar los éxitos pública y privadamente, te dará un extra de motivación.

Opiniones, hábitos y ego.

En un equipo de alto rendimiento todos los miembros deben ser capaces de manifestar sus opiniones sin pudor dado que en un EAR existe la confianza plena tanto para la toma de decisiones como para los errores. Además, el objetivo común pesa más que las posibles antipatías de los miembros del equipo dado que prima la profesionalidad.

Para que consideremos a un equipo como un EAR, es necesario que sus miembros compartan ciertos hábitos de conducta: las ganas de superar las expectativas de los compañeros, la búsqueda de la excelencia personal y del equipo, la responsabilidad en el cumplimiento de las tareas y la empatía al dar ánimos al resto de miembros del equipo, son sólo unos de ellos.

En un EAR no hay cabida para comportamientos o hábitos nocivos ya que dificulta la consecución de objetivos. Es fundamental eliminar el concepto de colaboración para pasar a hablar de cooperación, donde no hay egos ni objetivos individuales, sino objetivos comunes y generosidad.

 

¿Y tú? ¿Formas parte de un equipo de alto rendimiento?

¿Quieres conseguirlo?

 

Categorías
Deporte Psicologia

¿Cómo puede ayudarte un psicólogo deportivo?

El deporte evoluciona diariamente, va por ciclos y, hoy en día, no cabe ninguna duda de que estamos en un ciclo de desarrollo y asentamiento de la práctica deportiva en la sociedad.

No hay nadie que dude de la importancia del bienestar psicológico de los deportistas, ¿verdad?

El funcionamiento psicológico tiene la capacidad de influir en el funcionamiento físico, técnico y táctico de cualquier persona relacionada con el mundo del deporte, dado que tienen un alto nivel de exigencia tanto en la competición, como en los entrenamientos, como en las relaciones interpersonales (dentro y fuera de la práctica deportiva).

Alcanzar el nivel óptimo de funcionamiento es fundamental para los deportistas y la aportación de un psicólogo del deporte es tan esencial como la del preparador físico o el fisioterapeuta ya que una de las características principales de los profesionales del deporte, es el conocimiento de que los deportistas necesitan servicios complementarios para mejorar su actuación en los campos, o encontrar soluciones ante problemas que se deriven de la práctica deportiva.

Según Beswick, la psicología del deporte tiene una tarea fundamental “dotar de más ayuda para los jugadores desde el punto de visto mental y emocional, mejor entrenamiento desde los inicios para saber lidiar con la presión y el estrés propios del deporte, más trabajo en el carácter en contraposición del talento.”

Si no eres deportista profesional, estás leyendo esto y piensas que no tiene nada que ver contigo, no es así, sigue leyendo…

Los ámbitos de aplicación de la Psicología de la Actividad Física y el Deporte son diversos; la psicología deportiva tiene como áreas de trabajo el deporte de rendimiento, el deporte base y la iniciación temprana, el deporte de ocio y tiempo libre, el deporte en poblaciones con necesidades específicas (discapacitados, tercera edad…) y organizaciones deportivas. Además, las diferentes tareas del psicólogo deportivo pueden desarrollarse tanto en deportes de equipo como en deporte individual.

Con lo cual, el psicólogo podría realizar entrenamiento psicológico tanto con entrenadores como con deportistas entrenando habilidades como la motivación, la atención o la concentración para lograr la excelencia en las competiciones deportivas, ya sean competiciones profesionales o una 10k popular.

Si tienes un objetivo deportivo, necesitarás una planificación adecuada: diseñar y dar pasos adecuados para conseguir objetivos, darte auto-instrucciones que te ayuden a iniciar y mantener la acción, y controlar el estrés y la atención, ¿verdad?

Pues un psicólogo deportivo puede ayudarte con eso: realizando un entrenamiento en imaginación, aliviando el agotamiento emocional o apoyándote en la recuperación de alguna lesión.

El rendimiento, no es sólo producto del entrenamiento, también es producto de la actitud y el carácter y el apoyo que te va a proporcionar un psicólogo no va a ser que trabajes más, sino que trabajes más fácilmente.