Categorías
Sin categoría

Aprender haciendo

La clave para ser un emprendedor exitoso es vivir en un estado de aprendizaje constante.

Casi todos nosotros estamos abriendo nuevos caminos en un mundo en constante cambio. Algunos empiezan sin saber nada de negocios. Otros tienen mucha experiencia en negocios pero necesitan adquirir otras habilidades relacionadas con sus nichos, o simplemente para satisfacer las necesidades de un equipo en crecimiento.

No importa en qué punto del viaje estés, para tener éxito en los negocios, tienes que seguir aprendiendo cosas nuevas.

Entonces, ¿cómo podemos seguir aprendiendo al mismo tiempo que gestionamos todas nuestras responsabilidades? La respuesta es ser más eficientes con el tiempo que pasamos aprendiendo.

Aprender más rápido y más eficientemente puede ayudarnos a sacar más provecho de nuestro tiempo y aún así encajar en todo lo demás compitiendo por nuestra atención.

En otras palabras, necesitamos aprender a aprender a aprender.

Creemos que memorizar un nuevo vocabulario o practicar durante una hora el revés de tenis es eficiente. Pero en realidad, una práctica más variada es la mejor manera de aprender.

La idea es que al intercalar información nueva y antigua, o practicar múltiples habilidades en una sesión, aprenderemos el nuevo contenido mejor que si nos centramos sólo en la nueva información.

La razón por la que el entrelazado funciona tan bien, según los investigadores, es que aprovecha la capacidad natural del cerebro para reconocer patrones y detectar diferencias dentro de ellos. Poner nuevo material entre la información que ya has aprendido hace que el nuevo material sobresalga y tenga una mayor impresión en ti. Si utilizas simplemente la práctica en bloque (memorizar cosas nuevas) , te resultará más difícil recordar ese material y tendrás que revisarlo más a menudo para que se pegue.

Como muchas cosas en la vida,  que no siempre hacemos (o ni siquiera sabemos) lo que es bueno para nosotros. Pero los estudios han encontrado que el intercalado es el mejor enfoque para aprender nueva información o habilidades.

Aprender haciendo

Como dice Richard Branson, “no se aprende a seguir las reglas, se aprende haciendo y cayéndose”. El aprendizaje es “esencialmente un proceso de descubrimiento”. Naturalmente, aprendemos haciendo.

Como cuando éramos bebés, descubrimos las cosas por nosotros mismos antes de que nos las digan. Incluso cuando entendemos lo suficiente como para que nos lo digan, todavía tenemos que probar las cosas por nosotros mismos.

Muchos de nosotros comprendemos instintivamente esta necesidad de aprendizaje experimental, especialmente en el trabajo. Todos hemos estado en una situación en la que algo que nos enseñan no funciona hasta que lo probamos por nosotros mismos.

“El lente de nuestra propia experiencia es una manera poderosa de aprender cosas nuevas”.

Intuitivamente entendemos que cuanto más tiempo hacemos un trabajo, mejor lo hacemos. Aprender haciendo es el mejor enfoque para aprender habilidades prácticas.

La mejor manera de aprender a hacer un trabajo es simplemente tratar de hacer el trabajo, sin preparación en particular, pero con un experto disponible para ayudar cuando sea necesario. Aunque esta es la mejor manera de aprender desde la perspectiva del proceso natural de aprendizaje del empleado, es posible que no sea la opción preferida del empleado o del empleador.

La razón por la que aprender haciendo funciona tan bien es que nos permite hacer algo llamado indexación. Nos expone a muchos escenarios diferentes para que podamos compararlos y buscar los matices entre ellos.

Mientras que la lectura sobre cómo hacer algo puede decirnos sobre un escenario perfecto, las experiencias nos ayudan a construir un índice de escenarios donde diferentes cosas van mal, o diferentes variables son cambiadas, para que podamos interiorizar mejor cómo usar una nueva habilidad como lo haríamos en la vida real.

Nuestra motivación también es diferente cuando aprendemos haciendo. En la vida, tendemos a aprender sólo lo que necesitamos cuando lo necesitamos. En este tipo de situaciones no tenemos ningún problema con la motivación, porque algo en nuestra vida nos ha hecho querer aprender algo en particular.

Ya sea para una motivación más natural o para un entrenamiento más realista, aprender haciendo casi siempre es mejor que aprender al estilo de un clase tradicional.

Y ahí es donde está nuestro factor diferenciador, en nuestros programas estarás experimentando exactamente esto, aprenderás haciendo mediante tres áreas fundamentales del funcionamiento de una persona.

¿Te imaginas poder aprender de una manera diferente, práctica e integrada?

 

Photo by bruce mars on Unsplash

 

Categorías
Sin categoría

3 emociones clave que todo emprendedor necesita aprender a controlar

La inteligencia emocional es uno de los principales factores que hacen que las personas normales, educadas e inteligentes tomen las decisiones equivocadas. Las decisiones menos acertadas fueron tomadas bajo estrés emocional.

Estas emociones no tienen que ser negativas al principio pero causarán que tomes las decisiones equivocadas y pueden llevarte a caer de tu trono elevado. Hay tres emociones principales que dictan cómo vivimos nuestras vidas y las decisiones que tomamos, analizaremos las tres y veremos cómo podemos superar los errores comunes que son creados por estas emociones.

La ansiedad es peligrosa.

Es muy común que todo empresario sienta ansiedad en algún momento de su vida, pero también es muy importante aprender a controlarla desde el principio. La sensación de ansiedad viene normalmente a nosotros por el miedo a lo desconocido y nuestra falta de confianza en el trabajo o proceso en curso. En la mayoría de los casos, no hemos creado una base lo suficientemente fuerte como para confiar en su estabilidad y capacidad para apoyar nuestras ambiciones progreso.

Si te encuentras en una situación en la que la ansiedad consume tus fines de semana o días libres, entonces quizás hayas llegado al momento de profundizar en tu negocio en estas tres áreas principales.

1. Analiza tu estructura y descifra si tienes todos los componentes necesarios para apoyar a tus clientes y al equipo que trabaja para servirles. Desde la informática hasta la formación y los protocolos de atención al cliente.

2. Analiza el núcleo de tu equipo asegurándote de que cuentas con el equipo adecuado y con las personas adecuadas que trabajan en su mejor capacidad. Cada miembro debe ser analizado para que sus talentos clave estén alineados con el trabajo que realizan.

Finalmente, ¿entiendes tu destino y aún así tienes una visión clara de él? En las primeras fases de un negocio es más fácil saber hacia dónde quieres dirigirte, pero a medida que los ingresos, el trabajo en equipo y los obstáculos se presentan años después, muchos CEOs y fundadores pierden de vista el destino y se centran en el futuro inmediato y la supervivencia de su empresa. Arregla estas tres cosas y sus niveles de ansiedad bajarán.

La ira es patética.

Cualquier acción hecha con ira es automáticamente negativa. La ira es poderosa pero fácilmente controlable ya que el tiempo es el único factor que hará que esa emoción desaparezca. Algunas de las peores decisiones se pueden tomar en momentos de enojo y pueden evitarse fácilmente si existe una ventana de 30 minutos -1 hora entre la emoción y la acción.

En otras palabras, 1 hora podría salvarte de destruir tu vida. Llamo a esta emoción patética simplemente por el hecho de que puede ser fácilmente evitada, y asumiría que si te llevara diez años progresar hasta donde estás, no la tirarías a la basura en una hora. Ten en cuenta que la ira puede ser especialmente peligrosa si se combina con el orgullo y puede causar resultados destructivos.

Si eres grande en orgullo y tienes un gran ego entonces conócete a ti mismo y no permitas que la ira dicte tus acciones ya que caerás duro. Tómate más de una hora y reflexiona sobre la realidad que te hizo llegar a ese punto y, de manera realista, encuentra una manera positiva de cambiar la situación. No permita que las emociones inmediatas hieran tus sentimientos y causen un deseo de retribución inmediata.

El miedo es tu mayor enemigo.

El miedo es la emoción que nos impide arriesgarnos o lograr más en un día dado. O bien tememos el resultado de lo que estamos a punto de hacer o bien tememos la falta de un resultado. En otras palabras, “y si” se convierte en una gran parte de nuestro vocabulario y dicta nuestra vida.

Tememos que el negocio que queremos iniciar sea demasiado difícil, o que no funcione.

Tememos invertir debido a la pérdida potencial que podríamos sufrir con nuestro dinero.

Tememos el rechazo, así que tenemos miedo de acercarnos a la gente.

Y finalmente, podríamos temer perder una oportunidad, así que nos apresuramos a entrar demasiado rápido.

El miedo también se manipula fácilmente a través de la capacidad de evaluar el riesgo y los posibles resultados. Debemos examinar la ganancia y la pérdida máximas y luego determinar cuál es el curso de acción adecuado y debemos aceptar el hecho de que sin riesgo, no puede existir ningún retorno.

La próxima vez que tengas miedo y elijas actuar durante esa emoción, tómate un momento y no hagas nada. El miedo no es una emoción sobre la que debas actuar sin importar lo que suceda, ya que el efecto dominó comienza en el momento en el que actúas y sólo se reduce desde allí. No se puede evaluar el riesgo cuando se es emocional y, por lo tanto, no se pueden justificar claramente los resultados y, por lo tanto, no se debe hacer nada.

Desde The Gate queremos hacerte llegar un pre-programa que nos está dando unos resultados excelentes, es el paso previo antes de hablar de alto rendimiento, son los niveles, ¿te animas?

 

Photo by MURUCUTU on Unsplash

Categorías
Psicologia

Ejercicios para la abundancia

Cuando hablamos de abundancia, la mayoría de las veces pensamos en estabilidad económica o financiera. Eso es porque el mundo, en general, marcha en función de la importancia del dinero, lo grande que es tu casa y cuáles son tus compras… pero la abundancia puede ser mucho más que eso.

Simplemente pon la palabra ABUNDANTE delante de:

  • Amor
  • Salud
  • Felicidad
  • Paz
  • Seguridad
  • Dinero

Pega, ¿verdad? Porque abundancia es sencillamente “una gran cantidad de algo”.

Puede ser cualquier cosa que desees y tienes el poder de crear abundancia en tu vida. A continuación te proponemos algunos ejercicios para hacerlo, pruébalos y descubre la diferencia que pueden hacer en tu vida.

 

Ejercicio 1: Ganar confianza

Si crees en ti mismo y en tu propio poder, puedes conseguir casi cualquier cosa. Prueba este sencillo ejercicio mental y verás qué sorpresa.

  1. Cuando te levantes, elige un color que quieres que esté presente en tu vida.
  2. A lo largo del día, fíjate en todas las formas en las que el universo te lo presenta.
  3. Al final del día escribe tu experiencia. ¿Qué te ha sorprendido especialmente?

Este juego puede parecer extremadamente sencillo, pero vas a darte cuenta del poder que tienes para crear lo que quieres y vas a empezar a entender otras cosas sobre las que también tienes control.

 

Ejercicio 2: Juego de rol

Cuando crecemos, nuestra habilidad para imaginar se va reduciendo y, con esto, se reducen nuestras oportunidades de manifestar nuestros verdaderos deseos. Deja a un lado tu versión “adulta” y elige un personaje que te perfile teniendo la abundancia que quieres. Este personaje puede ser:

  • Literario.
  • De televisión.
  • Histórico.
  • Mitológico.

Ahora, estudia al personaje e incorpora sus maneras a tu vida:

  1. Decide 1 o 2 personajes que te inspiren.
  2. Mientras lees sus historias o ves sus imágenes, conviértete en ellos, como si fueras un actor.
  3. Presta atención a tu nivel de energía en esos momentos. ¿Cómo te sientes?
  4. Considera comprar o ponerte algún complemento que represente ese personaje.
  5. Nota cómo empiezas a verte a ti mismo, cómo empiezan a tratarte los demás y observa si empiezas a crear el tipo de abundancia que quieres.

 

Ejercicio 3: Escríbete un cheque

La visualización es una técnica muy poderosa para crear abundancia y hacer un recordatorio físico de tu objetivo puede ayudarte mucho.

Antes de hacerse famoso, Jim Carrey se escribió a sí mismo un cheque de 10 millones de dólares por “servicios como actor”. Mantuvo el cheque en su cartera durante 5 años hasta que en su película “Dos tontos muy tontos” le pagaron 10 millones de dólares. En parte, visualizando su éxito, se volvió exitoso.

¿Cómo hacerlo?

  1. Escríbete un cheque a ti mismo. Incluye los servicios que vas a ofrecer para recibir este pago. Recuerda que no debes poner límites en la cantidad que quieras recibir pero la acción es necesaria.
  2. Cada día, resérvate 30 minutos para hacer “ese trabajo” que te hará recibir ese pago. Experimenta esa energía que se esconde detrás de la acción.

 

Ejercicio 4: Transforma tu pizarra de visualización

Hace un tiempo se puso de moda el hacerse cartulinas de visualización en las que poner recortes o imágenes que nos inspiran o que queremos conseguir. Si ya lo tienes, vamos a transformarlo en ¡una diana! Y… ¡vamos a tirar dardos!

Este juego va a permitir a nuestra mente a ser más aguda y precisa. Sea cual sea tu objetivo de la semana, lanza dardos a esas fotos o a esas zonas de la pizarra. Fíjate en el objetivo, pon tu voluntad en ello e intenta acertar. Puede llevarte práctica pero también puede crear abundancia.

 

Ejercicio 5: Háblate a ti mismo

Dedica cierto tiempo al día a repetirte mensajes de este tipo:

  • “Estoy abierto a recibir regalos del universo”
  • “La abundancia fluye en mi dirección”
  • “Soy pudiente”
  • “Soy feliz”

O cualquiera que se adapte mejor a tus circunstancias. Los mensajes que nos decimos son súper importantes.

 

¿Quieres conseguirlo?

Categorías
Psicologia

Cómo re-encaminar tus propósitos de 2017

¡El tiempo vuela!

Y sin darnos cuenta ya hemos pasado la mitad del año. ¿Qué ha pasado con tus propósitos de año nuevo? ¿Siguen en marcha o los has apartado de tu camino?

¡No pasa nada! Aún hay tiempo para re-dirigirlos.

Efectivamente, hemos dejado medio año atrás pero todavía nos queda medio año más así que es un tiempo ideal para evaluar nuestras intenciones.

Aquí tienes 5 maneras para ayudarte a hacerlo.

Vuelve a tu objetivo original.

Es muy probable que tu vida haya estado ajetreada y no hayas pensado en tus propósitos de Enero en todo este tiempo. Revísalos y extrae aunque sea un objetivo que te propusiste cumplir.

Una vez lo has encontrado, escríbelo otra vez. Hay muchas investigaciones que demuestran que escribir en un papel tus objetivos, aumenta considerablemente las posibilidades de alcanzarlo.

Revisa los valores.

 

Todos nuestros objetivos están ligados a ciertos valores. Analizar tus valores fundamentales y asociar tus objetivos a ellos te ofrece la voluntad para continuar cuando se hace difícil.

(En otro post hablaremos sobre la importancia de los valores)

 

¿Cómo te sentirías si empezaras o si lo consiguieras?

Los deportistas, muchas veces, utilizan la visualización para practicar técnica o táctica fuera del campo, y tú puedes hacer lo mismo con tu objetivo.

Aquí tienes una guía creada por The Gate en la que puedes leer algunos consejos para la visualización.

Guía proyecto de vida (163 descargas)

 

Busca tus palabras motivadoras.

Muchas veces nos apoyamos en las personas de nuestro alrededor cuando nos sentimos decaídos o desmotivados, pero nos olvidamos de la fantástica herramienta de apoyo que somos nosotros mismos.

Encuentra esas palabras que mejor funcionan para ti (como si se las estuvieras diciendo a algún familiar o algún amigo) y dirígete a ti mismo con tu nombre, de esta manera fortalecerás el factor motivador de las palabras. Por ejemplo:

Anna, puedes hacerlo.

Los apoyos externos.

Como se ha mencionado anteriormente, anotar tus intenciones puede ayudarte a lograrlas. Pues tu porcentaje de éxito aumenta aún más si las compartes con alguien más.

Cuéntaselas a un amigo, familiar o compañero de trabajo que te ayuden a mantenerte fiel a tu objetivo y que te motiven para alcanzarlo.

 

¿Qué otras cosas se te ocurren para mantener tus objetivos encaminados?

Categorías
Novedades The Gate History

Pero… ¿qué es The Gate?

¡Estrenamos sección!

Y lo hacemos porque hemos visto la necesidad.

La necesidad de contar, la necesidad de expresarnos, la necesidad de informar y, sobre todo, la necesidad de conectar contigo.

Desde el inicio de nuestro proyecto nos hemos encontrado con diversos desafíos (como toda persona que quiere alcanzar un objetivo), pero el que más energía nos ha exigido ha sido el reto de explicar qué hacemos.

 

¿Por qué?

Os preguntaréis cuál es la dificultad si nosotros tenemos claro a qué nos dedicamos, ¿no? Obviamente, el obstáculo no reside ahí, reside en encontrar el lenguaje y la manera de explicar algo innovador, nuevo, intangible y que no se ha hecho antes (tal y como nosotros lo hacemos).

Es por eso que, tras darle muchas vueltas, decidimos explicar nuestra actividad profesional contándote qué hacemos: contándote nuestro día a día, nuestros eventos, nuestras actividades, nuestras experiencias, nuestros participantes y, por encima de todo, nuestros aprendizajes, nuestros errores y nuestros éxitos.

 

¿Cómo?

Lo haremos con una frecuencia semanal pero no será a modo de diario (eso sería extremadamente aburrido y probablemente no te interesaría para nada).

Según lo que nos vaya surgiendo en el desarrollo de nuestras actividades, conectaremos los acontecimientos con lecciones pasadas, con hechos parecidos o, simplemente, con reflexiones o cambios de planes futuros.

 

¿Para qué?

Buena pregunta.

El objetivo principal de este nuevo apartado en el blog es que nos conozcas mejor, veas la utilidad de lo que tenemos para ofrecerte y que puedas llegar a cambiar tu vida funcionando mejor y alcanzando tu alto rendimiento.

Otra de las cosas que queremos conseguir con esto es plasmar, incluso para nosotros mismos, la revolución que supone nuestro proyecto para la manera de entender la actividad física, el bienestar y la tranquilidad mental y la manera de funcionar en el trabajo, en el deporte y en la vida personal.

¿Somos osados al hablar de revolución? No es nuestra intención. Según la R.A.E. una revolución es:

Cambio rápido y profundo en cualquier cosa.

Y eso, precisamente, es lo que queremos: cambiar rápida y profundamente la manera en la que funcionamos los individuos. Y, ¿por qué estamos en disposición de realizar ese cambio? Porque nuestras herramientas son las mismas que las tuyas (nada externo, nada tecnológico, nada extravagante): nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro comportamiento; simplemente, hemos encontrado una manera de combinarlas y hacerlas funcionar que nos acerca a la mejor versión de nosotros mismos.

¿Quieres conseguirlo?

 

Bienvenido a The Gate History.

 

Categorías
Psicologia

Sé más grande que tus dudas e incertidumbres

Todos sabemos de lo que hablamos, incluso más de lo que nos gustaría:

Ese sentimiento de que no eres lo suficientemente bueno, que no tienes lo que hay que tener para triunfar o que la siguiente etapa te queda demasiado grande…

Incluso las personas más seguras de sí mismas tienen sus momentos de duda e incertidumbre (porque son inevitables) y tienen la sensación de que dichas cuestiones ocupan todo el espacio de tu cuerpo y de tu mente.

Esta manera negativa de pensar puede venir tanto de fuentes externas como internas:

Quizás han ascendido a tu compañero antes que a ti, o tu grupo de amigos se ha ido de escapada y no te han avisado…

Puede ser que estés observando los cambios en tu alrededor de manera que te asuste lo que viene después para ti…

O puede ser mucho más profundo que eso.

Es probable que hayas crecido y vivido con una creencia errónea sobre ti mismo. Como que eres tonto, feo o una mala persona que no merece respeto o triunfo…

Independientemente de cuál de esas fuentes sea la tuya, tanto la duda como la incertidumbre pueden ser muy destructivas si no sabemos dirigirlas. Hasta pueden desembocar en sentimientos de miedo, enfado, tristeza o soledad.

¡No dejes que la negatividad te gane!

Aquí tienes algunas maneras de hacerte más grande que tus dudas y conectar con tu fuerza y tu resiliencia:

1. Aférrate a la realidad.

Los pensamientos que nos llevan a dudar de nosotros mismos normalmente no están conectados con la verdad: nos olvidamos de quiénes somos realmente. Ese tipo de pensamientos suelen venir por inseguridades o experiencias que van en contra de nuestros logros. Es cierto que no es fácil pensar en lo maravillosos que somos en ese momento de flaqueza, pero podemos prepararnos.

Hazte una tarjeta identificativa, un D.N.I. para momentos “de bajón” que te recuerde tu verdadera identidad y tus mejores capacidades:
  • Mi nombre es...
  • Vivo en...
  • Soy muy buena/o en...
  • Soy único/a y no tengo nada que temer.

2. Respira.

Tómate un momento para echarte a un lado y respirar.

Entiende que la incertidumbre es temporal y que los nervios que tienes no están ahí para hacerte daño sino para ponerte en marcha. Tu destino es sentirte preparado y seguro, la duda dura poco.

3. Escribe tus dudas.

En lugar de permitir que tus pensamientos se enrosquen en tu mente y te alboroten la cabeza…

Dedica algo de tiempo a escribir en pequeños papelitos cada una de tus dudas.

Luego, léelas en voz alta y pregúntate si esa duda te sirve o es real. Si no es así, rompe el trozo de papel y ¡tíralo! Si la respuesta es sí, piensa por qué esa duda te sirve. Este ejercicio puedes hacerlo acompañado de alguien en quien confíes, así podrán darte apoyo, honestidad y ayuda.

4. Confía en ti mismo.

Sin más, confía en ti, sencillamente confía en ti, simplemente confía en ti, porque en tu interior está esa confianza y porque está deseando que accedas a ella para superar cualquier dificultad.

 

Y sobre todo…

 

Dirige tus dudas, son tuyas y puedes controlarlas.

¡Eres más grande que ellas!

 

Categorías
Psicologia

¿Estoy triunfando? ¡Qué miedo!

Leamos este pequeño cuento:

“Jonás era un hombre bueno que había sido escogido para una misión en Nínive. Nínive era una ciudad donde habían personas muy malas y Jonás debía ir allí para que los habitantes de esa ciudad cambiaran su forma de ser. Pero Jonás, a pesar de ser un hombre bueno, decidió huir en un barco hacia otro lugar en dirección opuesta porque le daba miedo ir a Nínive.

Sin embargo, el barco donde iba pasó por una gran tormenta. El barco se mecía muy fuertemente de un lado para otro, hasta que Jonás se dio cuenta de que había hecho mal en huir y que la tormenta era consecuencia de ello. Entonces Jonás saltó al mar e inmediatamente se calmaron las aguas.

Pero ocurrió algo inesperado. Jonás fue tragado por una ballena y, muy asustado, empezó a reflexionar sobre lo que había sucedido y se dio cuenta de que escapar del propio destino no es una opción.

Tras tres largos días dentro de la ballena y, tras haberse dado cuenta de su gran responsabilidad y de su capacidad para afrontarla, Jonás por fin fue arrojado por el pez en una isla y cumplió con su cometido de ir a Nínive.”

¿Qué reflexión podemos extraer?

Es muy común, aunque no lo creamos, que en algún momento de nuestra vida o de nuestro proyecto profesional nos topemos con un miedo: el miedo al éxito, el miedo a la grandeza, el miedo a que las cosas triunfen o a que vayan bien.

En realidad, este miedo tiene lugar porque no somos conscientes de nuestra propia capacidad para desarrollar todo nuestro potencial.

“¿Y si la gente piensa que soy soberbio por creerme que soy capaz? ¿Y si estoy siendo demasiado optimista y, en realidad, mi idea no es tan buena? ¿Y si realmente soy demasiado joven para llevar a cabo este proyecto? ¿Y si considero que estoy más preparado de lo que estoy? ¿Y si no se entiende?”

Nos suenan y nos resuenan todas estas dudas, ¿verdad? Efectivamente, es normal que nos planteemos un millón de cuestiones antes de lanzarnos al mar pero éstas no deben definir ni cuestionar nuestras capacidades, nuestras habilidades o nuestros talentos. Si dejamos que así sea, en lugar de aceptar nuestro destino y disfrutar de nuestra grandeza, nos orientaremos a la mediocridad y al fracaso haciéndonos creer a nosotros mismos que somos incapaces.

Aún así, ¡no desesperes! Es normal que esto nos haya ocurrido en algún momento porque el ser humano teme, por naturaleza, a los extremos. Maslow, un psicólogo muy conocido, aseguró que, igual que tememos a lo peor de nosotros mismos, también nos da miedo lo mejor de nosotros mismos, nuestro alto rendimiento. Él dice que, por supuesto, disfrutamos y hasta nos sorprendemos con nosotros mismos cuando logramos algo, alcanzamos un objetivo o tenemos un éxito, lo que hace que nos sintamos poderosos, talentosos e invencibles. Sin embargo, esas sensaciones suelen venir acompañadas, en seguida, de debilidad o miedo a que “no dure para siempre”, “no vaya a volver a pasar” o “haya sido suerte o casualidad”.

¿Y qué podemos hacer para deshacernos de ese miedo?

SER GENEROSOS.

¡Sí! Ser generosos con nosotros mismos y con el mundo entregando siempre la mejor versión posible, funcionando al más alto rendimiento utilizando todas nuestras habilidades y capacidades.

En realidad, todos podemos ser mejores de lo que somos, todos podemos funcionar mejor de lo que funcionamos y todos podemos alcanzar un nivel óptimo de realización y rendimiento. Únicamente debemos reconciliarnos con nuestros talentos, aprender a admirarlos y estar orgullosos de sus resultados.

¿Quieres conseguirlo?

 

Categorías
Mi camino al éxito

¿De dónde vengo?

Yo tengo mucha suerte y tengo una vida maravillosa. Todo eso es gracias a mis padres que les quiero muchísimo.

 

Hoy quiero contaros su historia.

Mis padres se llaman Pedro y Gipsy. Ellos se conocieron en el trabajo de mi padre y mi madre fue su secretaria hace mucho tiempo. La empresa se llamaba Warner-Lambert y mi padre, muchos años después, le dijo a mi madre de salir como novios. Pasó tiempo y se casaron en febrero el día trece, luego yo nací el día siete de Abril en el hospital en Venezuela, así fue su vida. En su luna de miel fueron a Miami y su noche de boda fueron a un hotel y lo pasaron muy bien.

2017-01-31-PHOTO-00000509

Se acerca su aniversario y yo quiero felicitarles desde aquí por tantos años. Su historia de amor sobre mis padres ha sido muy bonita y yo he podido vivirla en mi infancia.

Yo me despido con amor para todo el mundo, besos.

¡Os quiero papá y mamá!

2017-01-31-PHOTO-00000512

Categorías
Psicologia

¿Estás dónde querías estar?

Todos tenemos planes y eso no es una cosa exclusiva de la edad adulta. Todos nos planificamos nuestras vidas, nuestros sueños y metas, y nos llenamos de expectativas cuando éramos pequeños. Pero… ¿las hemos alcanzado? Y sobre todo, ¿cómo lo medimos? ¿Cómo sabemos si las hemos alcanzado?

Tener expectativas es realmente importante y, sin embargo, según muchas medidas de prosperidad en países desarrollados, un porcentaje muy bajo de la población considera que se ha acercado en el presente a los planes que realizó en el pasado.

¿Y tú? Si echas un vistazo a tu vida, ¿en qué punto te sitúas frente a tus expectativas? Normalmente, las respuestas de la mayoría de la gente se centran en tres puntos fundamentales: dinero, familia y relaciones. Si tienes una buena relación o matrimonio, estás rodeado de una familia feliz y no tienes problemas económicos, probablemente te consideres una persona muy afortunada. Mucha gente tiene estos mismos objetivos pero poca considera que está totalmente satisfecha con ellos.

Sin embargo, si cambiamos de perspectiva y de foco, estos marcadores externos no deberían ser los únicos que midan nuestro nivel de satisfacción. Diversos estudios psicológicos han mostrado que analizándonos en términos de dinero, posesiones o estatus no nos lleva a una mayor felicidad, de hecho, si nos basamos en dichos conceptos totalmente externos, nuestro potencial sigue sin desatarse.

 

Tareas para alcanzar satisfacción:

  • Conecta contigo mismo, con tus pasiones y con quién eres realmente.
  • Expande tu conocimiento todos los días (aquí puedes consultar algunas maneras de hacer esto).
  • Vive en función de la mejor versión posible de ti mismo.
  • Contribuye o colabora con los demás.
  • Sigue tu propio camino.
  • Identifícate como un modelo a seguir.
  • Explora un poco tu parte emocional o espiritual.
  • Proponte retos desafiantes pero realistas y ¡alcánzalos!

Empezar con estas tareas, en lugar de llevarte a un nivel de satisfacción determinado basado en agentes externos, te va a ayudar a descubrir lo que realmente puedes alcanzar, también te va a llevar a tener expectativas más altas pero, sobre todo, ¡te va a ayudar a alcanzarlas!

Puede parecer una locura que aumentar tus expectativas te vaya a llevar a un mayor nivel de felicidad… ¡si son más difíciles de satisfacer! Sin embargo, ¿no es una actitud demasiado conformista no ajustar tus expectativas a lo que realmente puedes alcanzar? ¿No es demasiado surrealista tratar de alcanzar cierto nivel de felicidad sin ajustar nuestras expectativas a quiénes somos?

Yo te invito a que empieces con las tareas que te van a permitir alcanzar todo tu potencial.

¿Quieres conseguirlo?

 

Categorías
Psicologia

La gran mentira de LUCHAR por conseguir los sueños

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de: “lucha”, “sé fuerte”, “pelea”? Y… ¿cuántas veces nos ha servido realmente para conseguir nuestros objetivos?

Últimamente, cada vez lo escucho más y cada vez constato lo inútil que es. ¿Y si lo que realmente nos aproxima a nuestros objetivos va en contra de todo lo que nos han enseñado? Puede sonar revolucionario, pero no lo es porque alcanzar nuestros sueños puede ser fácil e incluso ¡podemos disfrutar del proceso! Sin estrés, sin tensión, sin sufrimiento, sin decepción…

Es cierto que existe un “libro de reglas” para ser exitoso en la vida y si lo seguimos de manera estricta, trabajamos duro, no levantamos la cabeza y nos enfrentamos al estrés, seguro que conseguiremos algo bueno… algún día… ¿no?

¿Y si esa no es la mejor opción? Puede que no funcione para todos y cada uno de nosotros y que hayan mejores opciones. Efectivamente, las hay, y cuando empecemos a vivir de esa manera nuestro mundo se expandirá y podremos apreciar todo lo maravilloso del proceso, del camino hacia nuestros sueños.

Dicen que una manera excelente de afrontar este mundo de sufrimiento y estrés es acostumbrándonos a él, aceptando que existe y tratando de que no nos afecte pero… ¿de verdad necesitamos vivir con estrés para poder acostumbrarnos a él y que deje de afectarnos? Si existen maneras de sentirnos genial y vivir una vida estupenda, ¡vamos a hacerlo!

¿Es mucho pedir? ¿Parece difícil? ¡No lo es!

 

Accede a ti mismo.

Todo lo que necesitas para llevar este estilo de vida más fluido está en ti, empieza por hacer estos pequeños cambios:

  • Cómo te mueves es cómo eres. Muévete con facilidad, sin prisa, el mundo está para que lo recorras y no hay lugares prohibidos. ¡Recorre tu vida!
  • Utiliza lo que necesitas. Y pon en reposo los recursos que no te hacen falta (personales y materiales).
  • Ejecuta las tareas simples con la menor cantidad de esfuerzo necesario. Agotar recursos en tareas que no los requieren es gastar energía que no va a volver.

Y todo cambiará, tu cuerpo empezará a funcionar mejor y tu mente se volverá más calmada y clara. Tendrás acceso a ti mismo al completo, no solo a una parte (la otra parte se quedaba bloqueada en la tensión, el estrés o el miedo), y las cosas empezarán a ir bien, luego muy bien y luego genial.

“No pain, no gain”

O lo que es lo mismo, “sin dolor, no hay ganancia” o “quien algo quiere, algo le cuesta”. Como adultos, cuanto más ocupados estemos y más estresados con todo lo que llevamos encima, más caemos en la tentación de pensar que todo eso es una señal de éxito. Parece que la falta de sueño es algo a lo que aspirar y que luchar contra los obstáculos todo el día, todos los días es señal de que los estamos venciendo.

 

Cambiando de mentalidad

El primer paso hacia una nueva estructura mental es empezar a suavizar los procesos. Coger más, hacer más, ver más y conseguir más, todo con menos esfuerzo. Cómo nos sentimos cuando llegamos donde queremos depende de cómo nos sintamos a lo largo del camino. Si el desarrollo de las tareas para alcanzar nuestros objetivos es duro, agobiante y estresante, cuando alcancemos la meta nos sentiremos agobiados y estresados, bien con la siguiente meta, o bien con el resultado de la primera. Mientras que si el proceso ha sido exigente pero hemos ejecutado los esfuerzos de manera natural, sin preocupación, sin presión y disfrutando, nos sentiremos más que satisfechos al llegar al final.

Creer en ti es fundamental. Cuando hay falta de convicción hay estrés, tensión, juicios y básicamente actuamos de manera alborotada para conseguir las cosas que creemos que queremos. En el momento en que damos el paso hacia la fe en nosotros mismos y en nuestras capacidades naturales, todos los procesos empiezan a suavizarse.

Confía en que tu cuerpo hará lo que tiene que hacer sin necesidad de que lo tenses. Confía en que tu mente hará lo que necesites sin que la estreses. Conviértete en un “alma libre” y deja que fluya la energía, no la bloquees con tensión extra y estrés.

Te desbloquearás y te convertirás en alguien totalmente capaz y sin límites cuando te liberes del estrés y aprendas a moverte en armonía contigo mismo.

¿Quieres conseguirlo?