Categorías
Sin categoría

Aprender haciendo

La clave para ser un emprendedor exitoso es vivir en un estado de aprendizaje constante.

Casi todos nosotros estamos abriendo nuevos caminos en un mundo en constante cambio. Algunos empiezan sin saber nada de negocios. Otros tienen mucha experiencia en negocios pero necesitan adquirir otras habilidades relacionadas con sus nichos, o simplemente para satisfacer las necesidades de un equipo en crecimiento.

No importa en qué punto del viaje estés, para tener éxito en los negocios, tienes que seguir aprendiendo cosas nuevas.

Entonces, ¿cómo podemos seguir aprendiendo al mismo tiempo que gestionamos todas nuestras responsabilidades? La respuesta es ser más eficientes con el tiempo que pasamos aprendiendo.

Aprender más rápido y más eficientemente puede ayudarnos a sacar más provecho de nuestro tiempo y aún así encajar en todo lo demás compitiendo por nuestra atención.

En otras palabras, necesitamos aprender a aprender a aprender.

Creemos que memorizar un nuevo vocabulario o practicar durante una hora el revés de tenis es eficiente. Pero en realidad, una práctica más variada es la mejor manera de aprender.

La idea es que al intercalar información nueva y antigua, o practicar múltiples habilidades en una sesión, aprenderemos el nuevo contenido mejor que si nos centramos sólo en la nueva información.

La razón por la que el entrelazado funciona tan bien, según los investigadores, es que aprovecha la capacidad natural del cerebro para reconocer patrones y detectar diferencias dentro de ellos. Poner nuevo material entre la información que ya has aprendido hace que el nuevo material sobresalga y tenga una mayor impresión en ti. Si utilizas simplemente la práctica en bloque (memorizar cosas nuevas) , te resultará más difícil recordar ese material y tendrás que revisarlo más a menudo para que se pegue.

Como muchas cosas en la vida,  que no siempre hacemos (o ni siquiera sabemos) lo que es bueno para nosotros. Pero los estudios han encontrado que el intercalado es el mejor enfoque para aprender nueva información o habilidades.

Aprender haciendo

Como dice Richard Branson, “no se aprende a seguir las reglas, se aprende haciendo y cayéndose”. El aprendizaje es “esencialmente un proceso de descubrimiento”. Naturalmente, aprendemos haciendo.

Como cuando éramos bebés, descubrimos las cosas por nosotros mismos antes de que nos las digan. Incluso cuando entendemos lo suficiente como para que nos lo digan, todavía tenemos que probar las cosas por nosotros mismos.

Muchos de nosotros comprendemos instintivamente esta necesidad de aprendizaje experimental, especialmente en el trabajo. Todos hemos estado en una situación en la que algo que nos enseñan no funciona hasta que lo probamos por nosotros mismos.

“El lente de nuestra propia experiencia es una manera poderosa de aprender cosas nuevas”.

Intuitivamente entendemos que cuanto más tiempo hacemos un trabajo, mejor lo hacemos. Aprender haciendo es el mejor enfoque para aprender habilidades prácticas.

La mejor manera de aprender a hacer un trabajo es simplemente tratar de hacer el trabajo, sin preparación en particular, pero con un experto disponible para ayudar cuando sea necesario. Aunque esta es la mejor manera de aprender desde la perspectiva del proceso natural de aprendizaje del empleado, es posible que no sea la opción preferida del empleado o del empleador.

La razón por la que aprender haciendo funciona tan bien es que nos permite hacer algo llamado indexación. Nos expone a muchos escenarios diferentes para que podamos compararlos y buscar los matices entre ellos.

Mientras que la lectura sobre cómo hacer algo puede decirnos sobre un escenario perfecto, las experiencias nos ayudan a construir un índice de escenarios donde diferentes cosas van mal, o diferentes variables son cambiadas, para que podamos interiorizar mejor cómo usar una nueva habilidad como lo haríamos en la vida real.

Nuestra motivación también es diferente cuando aprendemos haciendo. En la vida, tendemos a aprender sólo lo que necesitamos cuando lo necesitamos. En este tipo de situaciones no tenemos ningún problema con la motivación, porque algo en nuestra vida nos ha hecho querer aprender algo en particular.

Ya sea para una motivación más natural o para un entrenamiento más realista, aprender haciendo casi siempre es mejor que aprender al estilo de un clase tradicional.

Y ahí es donde está nuestro factor diferenciador, en nuestros programas estarás experimentando exactamente esto, aprenderás haciendo mediante tres áreas fundamentales del funcionamiento de una persona.

¿Te imaginas poder aprender de una manera diferente, práctica e integrada?

 

Photo by bruce mars on Unsplash

 

Categorías
Sin categoría

3 emociones clave que todo emprendedor necesita aprender a controlar

La inteligencia emocional es uno de los principales factores que hacen que las personas normales, educadas e inteligentes tomen las decisiones equivocadas. Las decisiones menos acertadas fueron tomadas bajo estrés emocional.

Estas emociones no tienen que ser negativas al principio pero causarán que tomes las decisiones equivocadas y pueden llevarte a caer de tu trono elevado. Hay tres emociones principales que dictan cómo vivimos nuestras vidas y las decisiones que tomamos, analizaremos las tres y veremos cómo podemos superar los errores comunes que son creados por estas emociones.

La ansiedad es peligrosa.

Es muy común que todo empresario sienta ansiedad en algún momento de su vida, pero también es muy importante aprender a controlarla desde el principio. La sensación de ansiedad viene normalmente a nosotros por el miedo a lo desconocido y nuestra falta de confianza en el trabajo o proceso en curso. En la mayoría de los casos, no hemos creado una base lo suficientemente fuerte como para confiar en su estabilidad y capacidad para apoyar nuestras ambiciones progreso.

Si te encuentras en una situación en la que la ansiedad consume tus fines de semana o días libres, entonces quizás hayas llegado al momento de profundizar en tu negocio en estas tres áreas principales.

1. Analiza tu estructura y descifra si tienes todos los componentes necesarios para apoyar a tus clientes y al equipo que trabaja para servirles. Desde la informática hasta la formación y los protocolos de atención al cliente.

2. Analiza el núcleo de tu equipo asegurándote de que cuentas con el equipo adecuado y con las personas adecuadas que trabajan en su mejor capacidad. Cada miembro debe ser analizado para que sus talentos clave estén alineados con el trabajo que realizan.

Finalmente, ¿entiendes tu destino y aún así tienes una visión clara de él? En las primeras fases de un negocio es más fácil saber hacia dónde quieres dirigirte, pero a medida que los ingresos, el trabajo en equipo y los obstáculos se presentan años después, muchos CEOs y fundadores pierden de vista el destino y se centran en el futuro inmediato y la supervivencia de su empresa. Arregla estas tres cosas y sus niveles de ansiedad bajarán.

La ira es patética.

Cualquier acción hecha con ira es automáticamente negativa. La ira es poderosa pero fácilmente controlable ya que el tiempo es el único factor que hará que esa emoción desaparezca. Algunas de las peores decisiones se pueden tomar en momentos de enojo y pueden evitarse fácilmente si existe una ventana de 30 minutos -1 hora entre la emoción y la acción.

En otras palabras, 1 hora podría salvarte de destruir tu vida. Llamo a esta emoción patética simplemente por el hecho de que puede ser fácilmente evitada, y asumiría que si te llevara diez años progresar hasta donde estás, no la tirarías a la basura en una hora. Ten en cuenta que la ira puede ser especialmente peligrosa si se combina con el orgullo y puede causar resultados destructivos.

Si eres grande en orgullo y tienes un gran ego entonces conócete a ti mismo y no permitas que la ira dicte tus acciones ya que caerás duro. Tómate más de una hora y reflexiona sobre la realidad que te hizo llegar a ese punto y, de manera realista, encuentra una manera positiva de cambiar la situación. No permita que las emociones inmediatas hieran tus sentimientos y causen un deseo de retribución inmediata.

El miedo es tu mayor enemigo.

El miedo es la emoción que nos impide arriesgarnos o lograr más en un día dado. O bien tememos el resultado de lo que estamos a punto de hacer o bien tememos la falta de un resultado. En otras palabras, “y si” se convierte en una gran parte de nuestro vocabulario y dicta nuestra vida.

Tememos que el negocio que queremos iniciar sea demasiado difícil, o que no funcione.

Tememos invertir debido a la pérdida potencial que podríamos sufrir con nuestro dinero.

Tememos el rechazo, así que tenemos miedo de acercarnos a la gente.

Y finalmente, podríamos temer perder una oportunidad, así que nos apresuramos a entrar demasiado rápido.

El miedo también se manipula fácilmente a través de la capacidad de evaluar el riesgo y los posibles resultados. Debemos examinar la ganancia y la pérdida máximas y luego determinar cuál es el curso de acción adecuado y debemos aceptar el hecho de que sin riesgo, no puede existir ningún retorno.

La próxima vez que tengas miedo y elijas actuar durante esa emoción, tómate un momento y no hagas nada. El miedo no es una emoción sobre la que debas actuar sin importar lo que suceda, ya que el efecto dominó comienza en el momento en el que actúas y sólo se reduce desde allí. No se puede evaluar el riesgo cuando se es emocional y, por lo tanto, no se pueden justificar claramente los resultados y, por lo tanto, no se debe hacer nada.

Desde The Gate queremos hacerte llegar un pre-programa que nos está dando unos resultados excelentes, es el paso previo antes de hablar de alto rendimiento, son los niveles, ¿te animas?

 

Photo by MURUCUTU on Unsplash

Categorías
Gestión

Un concepto simple para ayudarte a deshacerte del miedo

El problema no es a lo que temes, sino no entender el concepto del miedo. Me ha llevado un tiempo adaptarme y darme cuenta de que los miedos nunca desaparecen, sino que siguen cambiando y cambiando a medida que tu vida evoluciona, y como resultado cambias.

Piensa en todo lo que temías cuando eras niño y en todo lo que temes cuando eres adulto; siempre hay similitudes, pero el contexto es diferente. Como una niño cuando se muda y tiene miedo de no encajar en el colegio. A medida que vas creciendo y evolucionando, también lo hace ese mismo temor; pero ahora el miedo va acorde a la circunstancia.

Alguien me dijo una vez que los miedos eran mentiras creadas por uno mismo, y fue entonces cuando empecé a pensar que tal vez si hubiera pensado en ellos como tales desde el principio, no habría pasado tanto tiempo tratando de luchar contra los míos durante tanto tiempo.

El miedo nos paraliza a la mayoría de nosotros, pero la mayoría de nosotros hemos aprendido a superar los más básicos. El miedo es el denominador común para casi todos nosotros, dándonos una medida de éxito por la rapidez con la que superamos a los nuestros.

Yo mismo tuve muchos temores al crecer,  pero aprendí a superarlos muy rápidamente, desde el miedo al rechazo hasta el miedo al fracaso. Enseñamos a la gente a superar sus miedos, pero no fue hasta hace poco que analicé la perspectiva de otra persona sobre el miedo y que, de hecho, la teoría podría ser cierta. Esta es mi opinión sobre por qué estoy de acuerdo en que el MIEDO es una ilusión creada por mí mismo.

Los miedos se crean a partir de dos contextos: la falta de confianza y la experiencia pasada. Vamos a definir estos dos a través de algunos ejemplos que podrían ayudarte a reexaminar tus propios temores y superarlos.

La mayoría de los miedos se derivan de las posibilidades, lo que significa que nuestras mentes intentan predecir las posibilidades negativas en lugar de las positivas. Un ejemplo simple y claro es una visita al dentista que a menudo se considera negativa debido al dolor que creemos que experimentaremos o a las malas noticias que recibiremos de que tenemos que volver.

Basándonos en nuestras experiencias pasadas, hemos sido heridos y por lo tanto asociamos el dolor con la odontología, lo que crea un pequeño temor antes de que se convierta en una realidad. Lo mismo puede decirse del fracaso. A menudo tememos el fracaso, ya que en el pasado probablemente hemos caído más de lo que nos hemos esforzado, y esto crea el temor de que la posibilidad de volver a caer sea mayor. Este nuevo miedo es una proyección de nuestras inseguridades sobre una situación, creando aún más inestabilidad.

La falta de confianza desempeña un papel importante en esa misma proyección. Es más probable que proyectemos y nos aferremos a una proyección negativa, creando más miedo en lugar de creer que la misma situación podría tener una proyección positiva para crear más esperanza.

El hecho de que no creamos crea ese miedo aumentado que nos mantiene paralizados. Esto es muy común cuando queremos acercarnos a alguien que nos parece atractivo. Piensa en cómo la mayoría del mundo trata de pensar en maneras de acercarse a alguien, para que no sea rechazado cuando aún no ha ocurrido.

¿Por qué no asumir que la persona a la que nos vamos a acercar va a decir que sí en lugar de rechazarnos? Esa confianza por sí sola crea más oportunidades de éxito en comparación con el rechazo. Una vez más el miedo al rechazo no es real, ya que aún no ha ocurrido.

Si estos dos ejemplos son ciertos, entonces casi todos nuestros temores pueden estar relacionados con nuestra falta de confianza o nuestras experiencias pasadas. Esto significa que quizás ninguno de nuestros temores futuros del mañana son reales, sino fabricaciones creadas por nosotros mismos que son simplemente una proyección de nuestra perspectiva negativa del futuro.

Esto también trae a colación el hecho de que quizás la idea de tener miedo al fracaso es sólo una proyección similar, en lugar de una posibilidad. Así que supongo que mi última pregunta para ti sería:

¿Qué harías si supieras que nunca puedes fallar?

Puedes consultar nuestros programas de alto rendimiento donde trabajamos habilidades muy básicas como es la tolerancia a la frustración, esfuerzo, perseverancia, entre otras. que te ayudarán a tener más confianza en ti para cualquier situación que te propongas.

 

Photo by Joshua Rawson-Harris on Unsplash

Categorías
Gestión Novedades Psicologia

8 maneras de reinspirarte en el trabajo

Todos pasamos por épocas en las que la creatividad está más ausente y nos enfrentamos a rachas en las que la evitación del trabajo que debe hacerse está más presente, ¿verdad? La buena noticia es que el universo puede ayudarnos a recuperar el control, vivir con propósito y ¡crear de nuevo!

Cuando nos sentimos bloqueados o descubrimos que no estamos teniendo demasiadas ideas creativas, suele ser porque tenemos la percepción “contraída”, es decir, el estrés, el agobio o el exceso de obligaciones nos impiden ver más allá. La respuesta, por tanto, sería ¡expande tu conciencia y permítete seguir nuevas posibilidades! Fácil de decir, ¿no?

“Cuando hayas agotado todas las posibilidades, recuerda esto: no lo has hecho.”

-Thomas Edison.

¿Qué podemos hacer realmente para romper esos bloqueos y expandir nuestra creatividad?

1. Explora nuevos movimientos.

Si eres lector habitual de The Gate y conoces nuestra metodología de trabajo, sabrás de sobra que la actividad física es esencial para la salud y la felicidad. A través del movimiento del cuerpo podemos cambiar nuestra energía tanto física como mental y diferentes tipos de movimientos tienen diferentes efectos en nuestro cuerpo. Moviéndote de maneras diferentes puedes encontrar ¡soluciones e inspiraciones diferentes!

Hay muchas opciones de conseguirlo (incluso en el trabajo): caminar, estirar, bailar, levantar objetos de peso… elige una y ¡a ver qué pasa!

 

2. Échate una siesta.

Hay veces que nos metemos en una espiral negativa o que funcionamos con determinados patrones o que, simplemente, estamos cansados. Echarnos una siesta rápida puede romper esos patrones y revitalizar tu cerebro y tu cuerpo. Hay estudios que afirman que las siestas pueden mejorar tu ánimo, tu rendimiento y tu concentración, sin mencionar que los sueños pueden inspirarnos.

Échate una siesta y despiértate ¡reinspirado!

 

3. Ten una conversación.

Si te sientes estancado, expresar tus pensamientos a alguien puede llevarte a conclusiones que no alcanzarías tú solo. Somos seres sociales y nada realmente bueno ha sido creado en aislamiento sino a través de la colaboración, está en nuestra naturaleza. Además, si algo “pesa mucho” en tu mente, es difícil que seas capaz de crear algo nuevo, háblalo con alguien o soluciónalo y vueve al trabajo refrescado y con una ¡nueva perspectiva!

 

4. Haz descansos activos.

Albert Einstein hacía descansos cuando trabajaba en algún proyecto científico para tocar el violín.

Hay estudios que muestran que cambiar de un proyecto a otro, de una tarea a otra o, simplemente, planificar los descansos aumentan las ideas creativas. Alejarse de un proyecto determinado durante un periodo de tiempo permite que se de lo que conocemos como “incubación”, un paso fundamental en el proceso creativo; dejar a tus pensamientos en la incubadora poniendo tu atención en otra cosa permite que se conecten diferentes áreas del cerebro y, por lo tanto, alcanzar nuevas ideas.

Si te interesa desarrollar estas capacidades, ¡échale un vistazo a nuestro eBook!

 

5. ¡Papel y boli!

Es posible que sea la combinación de palabras que más se utilizan en este blog pero es que recientemente un estudio publicado por el Journal of the Association for Psychological Science ha publicado que escribir con papel y bolígrafo en lugar de utilizando el teclado ayuda al pensamiento creativo. Aparta el portátil un ratito y ¡coge tu libreta!

 

6. Sal fuera.

Independientemente de lo bueno que es, según los investigadores, pasar tiempo en espacios abiertos fuera de cuatro paredes, tú también habrás notado que estar en la naturaleza cambia tus niveles de energía y te hace sentir mejor. Si estás estancado, salir a la calle puede vigorizar tus pensamientos e inspirarte aumentando tus niveles de pensamiento creativo. Cuanto más natural sea el espacio ¡mejor!

 

7. Juega con los sentidos.

Estimular tus 5 sentidos expande tu percepción y puede llevarte a nuevas ideas o pensamientos novedosos, además, ¡es divertido!

Escucha música, come algo que te guste, mira fotos interesantes o usa aromaterapia. Juega con tus sentidos y ¡deja que las ideas rueden!

 

8. Vive el presente.

Para de comparar el hoy con el ayer y libérate de los pensamientos enfocados en preocupaciones sobre el futuro, ambos te están distrayendo. Solo el ahora es real.

La manera más fácil de estar presente es, sencillamente, cerrando los ojos, centrándote en tu respiración y diciéndote a ti mismo: “soy una nueva persona ahora mismo”.

 

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by rawpixel on Unsplash

Categorías
Psicologia

Ejercicios para la abundancia

Cuando hablamos de abundancia, la mayoría de las veces pensamos en estabilidad económica o financiera. Eso es porque el mundo, en general, marcha en función de la importancia del dinero, lo grande que es tu casa y cuáles son tus compras… pero la abundancia puede ser mucho más que eso.

Simplemente pon la palabra ABUNDANTE delante de:

  • Amor
  • Salud
  • Felicidad
  • Paz
  • Seguridad
  • Dinero

Pega, ¿verdad? Porque abundancia es sencillamente “una gran cantidad de algo”.

Puede ser cualquier cosa que desees y tienes el poder de crear abundancia en tu vida. A continuación te proponemos algunos ejercicios para hacerlo, pruébalos y descubre la diferencia que pueden hacer en tu vida.

 

Ejercicio 1: Ganar confianza

Si crees en ti mismo y en tu propio poder, puedes conseguir casi cualquier cosa. Prueba este sencillo ejercicio mental y verás qué sorpresa.

  1. Cuando te levantes, elige un color que quieres que esté presente en tu vida.
  2. A lo largo del día, fíjate en todas las formas en las que el universo te lo presenta.
  3. Al final del día escribe tu experiencia. ¿Qué te ha sorprendido especialmente?

Este juego puede parecer extremadamente sencillo, pero vas a darte cuenta del poder que tienes para crear lo que quieres y vas a empezar a entender otras cosas sobre las que también tienes control.

 

Ejercicio 2: Juego de rol

Cuando crecemos, nuestra habilidad para imaginar se va reduciendo y, con esto, se reducen nuestras oportunidades de manifestar nuestros verdaderos deseos. Deja a un lado tu versión “adulta” y elige un personaje que te perfile teniendo la abundancia que quieres. Este personaje puede ser:

  • Literario.
  • De televisión.
  • Histórico.
  • Mitológico.

Ahora, estudia al personaje e incorpora sus maneras a tu vida:

  1. Decide 1 o 2 personajes que te inspiren.
  2. Mientras lees sus historias o ves sus imágenes, conviértete en ellos, como si fueras un actor.
  3. Presta atención a tu nivel de energía en esos momentos. ¿Cómo te sientes?
  4. Considera comprar o ponerte algún complemento que represente ese personaje.
  5. Nota cómo empiezas a verte a ti mismo, cómo empiezan a tratarte los demás y observa si empiezas a crear el tipo de abundancia que quieres.

 

Ejercicio 3: Escríbete un cheque

La visualización es una técnica muy poderosa para crear abundancia y hacer un recordatorio físico de tu objetivo puede ayudarte mucho.

Antes de hacerse famoso, Jim Carrey se escribió a sí mismo un cheque de 10 millones de dólares por “servicios como actor”. Mantuvo el cheque en su cartera durante 5 años hasta que en su película “Dos tontos muy tontos” le pagaron 10 millones de dólares. En parte, visualizando su éxito, se volvió exitoso.

¿Cómo hacerlo?

  1. Escríbete un cheque a ti mismo. Incluye los servicios que vas a ofrecer para recibir este pago. Recuerda que no debes poner límites en la cantidad que quieras recibir pero la acción es necesaria.
  2. Cada día, resérvate 30 minutos para hacer “ese trabajo” que te hará recibir ese pago. Experimenta esa energía que se esconde detrás de la acción.

 

Ejercicio 4: Transforma tu pizarra de visualización

Hace un tiempo se puso de moda el hacerse cartulinas de visualización en las que poner recortes o imágenes que nos inspiran o que queremos conseguir. Si ya lo tienes, vamos a transformarlo en ¡una diana! Y… ¡vamos a tirar dardos!

Este juego va a permitir a nuestra mente a ser más aguda y precisa. Sea cual sea tu objetivo de la semana, lanza dardos a esas fotos o a esas zonas de la pizarra. Fíjate en el objetivo, pon tu voluntad en ello e intenta acertar. Puede llevarte práctica pero también puede crear abundancia.

 

Ejercicio 5: Háblate a ti mismo

Dedica cierto tiempo al día a repetirte mensajes de este tipo:

  • “Estoy abierto a recibir regalos del universo”
  • “La abundancia fluye en mi dirección”
  • “Soy pudiente”
  • “Soy feliz”

O cualquiera que se adapte mejor a tus circunstancias. Los mensajes que nos decimos son súper importantes.

 

¿Quieres conseguirlo?

Categorías
Psicologia

Cómo re-encaminar tus propósitos de 2017

¡El tiempo vuela!

Y sin darnos cuenta ya hemos pasado la mitad del año. ¿Qué ha pasado con tus propósitos de año nuevo? ¿Siguen en marcha o los has apartado de tu camino?

¡No pasa nada! Aún hay tiempo para re-dirigirlos.

Efectivamente, hemos dejado medio año atrás pero todavía nos queda medio año más así que es un tiempo ideal para evaluar nuestras intenciones.

Aquí tienes 5 maneras para ayudarte a hacerlo.

Vuelve a tu objetivo original.

Es muy probable que tu vida haya estado ajetreada y no hayas pensado en tus propósitos de Enero en todo este tiempo. Revísalos y extrae aunque sea un objetivo que te propusiste cumplir.

Una vez lo has encontrado, escríbelo otra vez. Hay muchas investigaciones que demuestran que escribir en un papel tus objetivos, aumenta considerablemente las posibilidades de alcanzarlo.

Revisa los valores.

 

Todos nuestros objetivos están ligados a ciertos valores. Analizar tus valores fundamentales y asociar tus objetivos a ellos te ofrece la voluntad para continuar cuando se hace difícil.

(En otro post hablaremos sobre la importancia de los valores)

 

¿Cómo te sentirías si empezaras o si lo consiguieras?

Los deportistas, muchas veces, utilizan la visualización para practicar técnica o táctica fuera del campo, y tú puedes hacer lo mismo con tu objetivo.

Aquí tienes una guía creada por The Gate en la que puedes leer algunos consejos para la visualización.

Guía proyecto de vida (163 descargas)

 

Busca tus palabras motivadoras.

Muchas veces nos apoyamos en las personas de nuestro alrededor cuando nos sentimos decaídos o desmotivados, pero nos olvidamos de la fantástica herramienta de apoyo que somos nosotros mismos.

Encuentra esas palabras que mejor funcionan para ti (como si se las estuvieras diciendo a algún familiar o algún amigo) y dirígete a ti mismo con tu nombre, de esta manera fortalecerás el factor motivador de las palabras. Por ejemplo:

Anna, puedes hacerlo.

Los apoyos externos.

Como se ha mencionado anteriormente, anotar tus intenciones puede ayudarte a lograrlas. Pues tu porcentaje de éxito aumenta aún más si las compartes con alguien más.

Cuéntaselas a un amigo, familiar o compañero de trabajo que te ayuden a mantenerte fiel a tu objetivo y que te motiven para alcanzarlo.

 

¿Qué otras cosas se te ocurren para mantener tus objetivos encaminados?

Categorías
The Gate History

El cambio es ley de vida

El cambio es ley de vida…

…pero sólo si uno quiere que así sea.

Alexei Tolstoi decía:

“Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”.

Como sabes, nuestro eslogan es: TRAIN YOUR CHANGE, porque consideramos que el cambio es fundamental para alcanzar el éxito. Una simple mejora ya es un cambio y esas mejoras pueden entrenarse, pueden practicarse, pueden afianzarse y pueden integrarse en nuestro funcionamiento formando parte de nosotros mismos.

Sin embargo, hay un paso fundamental previo al cambio: la intención de cambio.

 

En The Gate trabajamos directamente con las personas y sus habilidades por lo que no tenemos un producto o una herramienta externa que te haga mejorar tu rendimiento, eres tú y sólo tú el responsable de tu evolución. ¿Qué implica esto?

  1. Entender cómo estamos ahora mismo: si estamos en nuestro mejor momento, si estamos pasando un momento difícil, si estamos estancados o si notamos que necesitamos una herramienta particular para alcanzar lo que queremos.
  2. Aceptarlo.
  3. Entender que siempre hay posibilidad de mejora.
  4. Querer mejorar y hacer algo para que esa mejora tenga lugar.
  5. Entender que debemos trabajar para conseguirla, implicarnos, esforzarnos y perseverar.

 

A lo largo de nuestra experiencia nos hemos encontrado con diversos casos de personas que tienen necesidad de mejora pero no tienen ninguna intención de cambiar. Al principio nos sorprendía muchísimo, ¿cómo puede ser que alguien quiera mejorar y tenga tanta resistencia al cambio?

En los diferentes casos, hemos querido analizar la causa: ¿qué es lo que a esta persona le impide dar el paso? Y nos hemos dado cuenta de que las personas tienen sus barreras en distintas partes del proceso de cambio que hemos descrito antes.

Están las personas a las que se les hace difícil pararse a analizar cómo están, qué está pasando dentro de ellos o cuál es el motivo por el que hacen lo que hacen, piensan como piensan o se comportan como se comportan. Tanto si las cosas les van bien como si les van mal, les parece que siempre han sido así, que las cosas son como son y que ellos actúan en base a una personalidad establecida, con unas capacidades determinadas y sin posibilidad de cambio.

Por otro lado, están las personas a las que les cuesta aceptar cómo están y que, como decía Tolstoi, se dedican a cambiar las circunstancias externas o a esperar a que la situación cambie por sí sola sin pararse a evaluar su estado interno y qué pueden mejorar en sí mismos para funcionar de manera sobresaliente.

También están las personas que se conforman con su estado laboral, físico, mental o emocional y que no creen en que eso pueda cambiar de alguna forma. Si ese estado es bueno, porque ya han alcanzado su máximo y no puede ser mejor; y si ese estado es malo, porque lleva mucho tiempo siendo así y piensan que es muy difícil que cambie o mejore.

Nos hemos encontrado con personas que no tienen ninguna resistencia en las fases anteriores pero que, sin embargo, no saben qué pueden hacer para permitirse mejorar o ya han probado muchas cosas y están desencantados.

Y, por último, hay personas que no encuentran ningún tipo de dificultad hasta que se inicia el proceso de cambio. Una vez empezado el trabajo se dan cuenta de que, tanto las mejoras como la adquisición de habilidades nuevas implican esfuerzo, perseverancia y, sobre todo, compromiso consigo mismos, y quizás no estaban tan dispuestos a invertir tantos recursos en su bienestar.

 

Así que, para ti que estás leyendo esto, estés dentro de alguno de esos grupos o no, nuestro mensaje es que el cambio es ley de vida y siempre, siempre, es para mejor. Tú sabes como, están en ti todas las herramientas para conseguirlo, lo único que hacemos nosotros es recordarte como utilizarlas.

Todo tiempo futuro será mejor.

¿Quieres conseguirlo?

 

Categorías
Novedades The Gate History

Pero… ¿qué es The Gate?

¡Estrenamos sección!

Y lo hacemos porque hemos visto la necesidad.

La necesidad de contar, la necesidad de expresarnos, la necesidad de informar y, sobre todo, la necesidad de conectar contigo.

Desde el inicio de nuestro proyecto nos hemos encontrado con diversos desafíos (como toda persona que quiere alcanzar un objetivo), pero el que más energía nos ha exigido ha sido el reto de explicar qué hacemos.

 

¿Por qué?

Os preguntaréis cuál es la dificultad si nosotros tenemos claro a qué nos dedicamos, ¿no? Obviamente, el obstáculo no reside ahí, reside en encontrar el lenguaje y la manera de explicar algo innovador, nuevo, intangible y que no se ha hecho antes (tal y como nosotros lo hacemos).

Es por eso que, tras darle muchas vueltas, decidimos explicar nuestra actividad profesional contándote qué hacemos: contándote nuestro día a día, nuestros eventos, nuestras actividades, nuestras experiencias, nuestros participantes y, por encima de todo, nuestros aprendizajes, nuestros errores y nuestros éxitos.

 

¿Cómo?

Lo haremos con una frecuencia semanal pero no será a modo de diario (eso sería extremadamente aburrido y probablemente no te interesaría para nada).

Según lo que nos vaya surgiendo en el desarrollo de nuestras actividades, conectaremos los acontecimientos con lecciones pasadas, con hechos parecidos o, simplemente, con reflexiones o cambios de planes futuros.

 

¿Para qué?

Buena pregunta.

El objetivo principal de este nuevo apartado en el blog es que nos conozcas mejor, veas la utilidad de lo que tenemos para ofrecerte y que puedas llegar a cambiar tu vida funcionando mejor y alcanzando tu alto rendimiento.

Otra de las cosas que queremos conseguir con esto es plasmar, incluso para nosotros mismos, la revolución que supone nuestro proyecto para la manera de entender la actividad física, el bienestar y la tranquilidad mental y la manera de funcionar en el trabajo, en el deporte y en la vida personal.

¿Somos osados al hablar de revolución? No es nuestra intención. Según la R.A.E. una revolución es:

Cambio rápido y profundo en cualquier cosa.

Y eso, precisamente, es lo que queremos: cambiar rápida y profundamente la manera en la que funcionamos los individuos. Y, ¿por qué estamos en disposición de realizar ese cambio? Porque nuestras herramientas son las mismas que las tuyas (nada externo, nada tecnológico, nada extravagante): nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro comportamiento; simplemente, hemos encontrado una manera de combinarlas y hacerlas funcionar que nos acerca a la mejor versión de nosotros mismos.

¿Quieres conseguirlo?

 

Bienvenido a The Gate History.

 

Categorías
Psicologia

Sé más grande que tus dudas e incertidumbres

Todos sabemos de lo que hablamos, incluso más de lo que nos gustaría:

Ese sentimiento de que no eres lo suficientemente bueno, que no tienes lo que hay que tener para triunfar o que la siguiente etapa te queda demasiado grande…

Incluso las personas más seguras de sí mismas tienen sus momentos de duda e incertidumbre (porque son inevitables) y tienen la sensación de que dichas cuestiones ocupan todo el espacio de tu cuerpo y de tu mente.

Esta manera negativa de pensar puede venir tanto de fuentes externas como internas:

Quizás han ascendido a tu compañero antes que a ti, o tu grupo de amigos se ha ido de escapada y no te han avisado…

Puede ser que estés observando los cambios en tu alrededor de manera que te asuste lo que viene después para ti…

O puede ser mucho más profundo que eso.

Es probable que hayas crecido y vivido con una creencia errónea sobre ti mismo. Como que eres tonto, feo o una mala persona que no merece respeto o triunfo…

Independientemente de cuál de esas fuentes sea la tuya, tanto la duda como la incertidumbre pueden ser muy destructivas si no sabemos dirigirlas. Hasta pueden desembocar en sentimientos de miedo, enfado, tristeza o soledad.

¡No dejes que la negatividad te gane!

Aquí tienes algunas maneras de hacerte más grande que tus dudas y conectar con tu fuerza y tu resiliencia:

1. Aférrate a la realidad.

Los pensamientos que nos llevan a dudar de nosotros mismos normalmente no están conectados con la verdad: nos olvidamos de quiénes somos realmente. Ese tipo de pensamientos suelen venir por inseguridades o experiencias que van en contra de nuestros logros. Es cierto que no es fácil pensar en lo maravillosos que somos en ese momento de flaqueza, pero podemos prepararnos.

Hazte una tarjeta identificativa, un D.N.I. para momentos “de bajón” que te recuerde tu verdadera identidad y tus mejores capacidades:
  • Mi nombre es...
  • Vivo en...
  • Soy muy buena/o en...
  • Soy único/a y no tengo nada que temer.

2. Respira.

Tómate un momento para echarte a un lado y respirar.

Entiende que la incertidumbre es temporal y que los nervios que tienes no están ahí para hacerte daño sino para ponerte en marcha. Tu destino es sentirte preparado y seguro, la duda dura poco.

3. Escribe tus dudas.

En lugar de permitir que tus pensamientos se enrosquen en tu mente y te alboroten la cabeza…

Dedica algo de tiempo a escribir en pequeños papelitos cada una de tus dudas.

Luego, léelas en voz alta y pregúntate si esa duda te sirve o es real. Si no es así, rompe el trozo de papel y ¡tíralo! Si la respuesta es sí, piensa por qué esa duda te sirve. Este ejercicio puedes hacerlo acompañado de alguien en quien confíes, así podrán darte apoyo, honestidad y ayuda.

4. Confía en ti mismo.

Sin más, confía en ti, sencillamente confía en ti, simplemente confía en ti, porque en tu interior está esa confianza y porque está deseando que accedas a ella para superar cualquier dificultad.

 

Y sobre todo…

 

Dirige tus dudas, son tuyas y puedes controlarlas.

¡Eres más grande que ellas!

 

Categorías
Mi camino al éxito

PARÍS

Yo ya os he hablado de mis sueños cumplidos de mi trabajo y de mi familia, pero también es importante tener premios cuando se trabaja mucho como yo. Así que en mis vacaciones del año pasado (porque es muy importante descansar) hice el viaje de mis sueños.

Mi deseo era ir a Paris y pude cumplirlo.

Fui a la ciudad el amor.
Nos fuimos una amiga mía, mi madre y yo, la fecha fue el día treinta y uno del mes julio hasta el día cuatro de agosto y llegamos a un hotel de lujo.
Vimos muchos sitios y hemos hecho muchas fotos.
Lo primero , fuimos a ver la torre Eiffel y me encantó mucho, después fuimos a otro sitio y era a un parque para descansar de caminar tanto. Nos fuimos a Notre Dame y hemos estado en un crucero por el río, después entramos a una iglesia y me encantó mucho y, cuando se hizo la hora de comer, fuimos a un restaurante súper chulo, luego fuimos a una terraza para tomar un té.
Al día siguiente nos fuimos al Arco del Triunfo y me fascinó mucho y por la noche fuimos a la torre Eiffel otra vez, nos subimos a la segunda planta vimos la vista de todo París y hemos bajamos a cenar, después nos fuimos al hotel para dormir.

 

Otro día, fuimos a Disneyland Paris y vi a Pluto y a Goofy que me firmaron mi libreta, luego a Minnie, que también me firmó y me hice fotos en los dos sitios.

Estuve con Mickey, me firmó y me hice fotos y luego hemos ido a la cabalgata de Frozen que me encantó mucho. Más tarde fuimos a otra cabalgata que salían todos los personajes y me fasicinó mucho y fuimos a un teatro de Star Wars que me encantó.

Otro día estuvimos en una iglesia que vi por dentro y hemos hecho muchas fotos. Más tarde fuimos a ver el Moulin Rouge y me encantó mucho y fuimos a comer hamburguesa de patata, steak tartar y queso, ¡estaba buenísimo!

Ir a París fue una oportunidad y otro sueño cumplido y estoy deseando tener vacaciones otra vez para irme de viaje a más sitios y aprender muchas cosas nuevas.

Me despido con mucho cariño y también amor.