3 emociones clave que todo emprendedor necesita aprender a controlar

3 emociones clave que todo emprendedor necesita aprender a controlar
Adrian Belilios

La inteligencia emocional es uno de los principales factores que hacen que las personas normales, educadas e inteligentes tomen las decisiones equivocadas. Las decisiones menos acertadas fueron tomadas bajo estrés emocional.

Estas emociones no tienen que ser negativas al principio pero causarán que tomes las decisiones equivocadas y pueden llevarte a caer de tu trono elevado. Hay tres emociones principales que dictan cómo vivimos nuestras vidas y las decisiones que tomamos, analizaremos las tres y veremos cómo podemos superar los errores comunes que son creados por estas emociones.

La ansiedad es peligrosa.

Es muy común que todo empresario sienta ansiedad en algún momento de su vida, pero también es muy importante aprender a controlarla desde el principio. La sensación de ansiedad viene normalmente a nosotros por el miedo a lo desconocido y nuestra falta de confianza en el trabajo o proceso en curso. En la mayoría de los casos, no hemos creado una base lo suficientemente fuerte como para confiar en su estabilidad y capacidad para apoyar nuestras ambiciones progreso.

Si te encuentras en una situación en la que la ansiedad consume tus fines de semana o días libres, entonces quizás hayas llegado al momento de profundizar en tu negocio en estas tres áreas principales.

1. Analiza tu estructura y descifra si tienes todos los componentes necesarios para apoyar a tus clientes y al equipo que trabaja para servirles. Desde la informática hasta la formación y los protocolos de atención al cliente.

2. Analiza el núcleo de tu equipo asegurándote de que cuentas con el equipo adecuado y con las personas adecuadas que trabajan en su mejor capacidad. Cada miembro debe ser analizado para que sus talentos clave estén alineados con el trabajo que realizan.

Finalmente, ¿entiendes tu destino y aún así tienes una visión clara de él? En las primeras fases de un negocio es más fácil saber hacia dónde quieres dirigirte, pero a medida que los ingresos, el trabajo en equipo y los obstáculos se presentan años después, muchos CEOs y fundadores pierden de vista el destino y se centran en el futuro inmediato y la supervivencia de su empresa. Arregla estas tres cosas y sus niveles de ansiedad bajarán.

La ira es patética.

Cualquier acción hecha con ira es automáticamente negativa. La ira es poderosa pero fácilmente controlable ya que el tiempo es el único factor que hará que esa emoción desaparezca. Algunas de las peores decisiones se pueden tomar en momentos de enojo y pueden evitarse fácilmente si existe una ventana de 30 minutos -1 hora entre la emoción y la acción.

En otras palabras, 1 hora podría salvarte de destruir tu vida. Llamo a esta emoción patética simplemente por el hecho de que puede ser fácilmente evitada, y asumiría que si te llevara diez años progresar hasta donde estás, no la tirarías a la basura en una hora. Ten en cuenta que la ira puede ser especialmente peligrosa si se combina con el orgullo y puede causar resultados destructivos.

Si eres grande en orgullo y tienes un gran ego entonces conócete a ti mismo y no permitas que la ira dicte tus acciones ya que caerás duro. Tómate más de una hora y reflexiona sobre la realidad que te hizo llegar a ese punto y, de manera realista, encuentra una manera positiva de cambiar la situación. No permita que las emociones inmediatas hieran tus sentimientos y causen un deseo de retribución inmediata.

El miedo es tu mayor enemigo.

El miedo es la emoción que nos impide arriesgarnos o lograr más en un día dado. O bien tememos el resultado de lo que estamos a punto de hacer o bien tememos la falta de un resultado. En otras palabras, “y si” se convierte en una gran parte de nuestro vocabulario y dicta nuestra vida.

Tememos que el negocio que queremos iniciar sea demasiado difícil, o que no funcione.

Tememos invertir debido a la pérdida potencial que podríamos sufrir con nuestro dinero.

Tememos el rechazo, así que tenemos miedo de acercarnos a la gente.

Y finalmente, podríamos temer perder una oportunidad, así que nos apresuramos a entrar demasiado rápido.

El miedo también se manipula fácilmente a través de la capacidad de evaluar el riesgo y los posibles resultados. Debemos examinar la ganancia y la pérdida máximas y luego determinar cuál es el curso de acción adecuado y debemos aceptar el hecho de que sin riesgo, no puede existir ningún retorno.

La próxima vez que tengas miedo y elijas actuar durante esa emoción, tómate un momento y no hagas nada. El miedo no es una emoción sobre la que debas actuar sin importar lo que suceda, ya que el efecto dominó comienza en el momento en el que actúas y sólo se reduce desde allí. No se puede evaluar el riesgo cuando se es emocional y, por lo tanto, no se pueden justificar claramente los resultados y, por lo tanto, no se debe hacer nada.

Desde The Gate queremos hacerte llegar un pre-programa que nos está dando unos resultados excelentes, es el paso previo antes de hablar de alto rendimiento, son los niveles, ¿te animas?

 

Photo by MURUCUTU on Unsplash

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies