Pros y contras de trabajar en una startup

Pros y contras de trabajar en una startup
Adrian Belilios

El salario y los beneficios, la seguridad en el empleo y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada son los primeros en la lista para la mayoría de las personas que buscan trabajo. El crecimiento profesional y un liderazgo fuerte también son importantes. Las tendencias generacionales revelan diferentes prioridades. El rendimiento profesional es fundamental para los trabajadores de la Generación X. La cultura empresarial, el potencial de crecimiento y el equilibrio entre la vida laboral y personal son importantes para Millennials/Gen Y que a pasos agigantados prosperan en las nuevas empresas.

Como project manager he trabajado en muchas industrias, la labor del gestor de proyectos es, entre otras,la planificación constante, la de coordinar a los equipos de trabajo, tomar decisiones, realizar el seguimiento del proyecto, vigilar los costes, elaborar planes de contingencia, etc. En teoría tendría que ser muy similar el trabajo cualquiera que sea la empresa, pero lo curioso de esto es que ninguna se parece a la otra. En nada. Esta vez quiero hablar de las dos grandes diferencias que existen a día de hoy. Trabajar en una «empresa» y trabajar en una Startup.

Para muchos es una palabra de moda, pero la realidad es que ha tomado mucha fuerza y credibilidad conquistando todo tipo de mentalidaddes y mercados. Cada vez son más las empresas que están creando ese rincón disruptivo donde dan rienda suelta a la creatividad para promover nuevas ideas y soluciones.

Pero…¿es realmente interesante trabajar en una startup? Vamos a hablar de los beneficios y contras que esto supone.

Si estás entrando en el mercado laboral o haciendo un cambio de carrera, el campo de la puesta en marcha puede ser intimidante.

Lo bueno

Es una experiencia única:

No siempre se trata de mesas de ping pong o de patinar por los pasillos, pero las nuevas empresas saben cómo crear un entorno de trabajo favorable. La creatividad y la innovación hacen crecer el negocio, por lo que un espacio de trabajo estimulante es crucial.

Aprendes mucho:

Las empresas de nueva creación imponen una gran responsabilidad a sus empleados. Te contratarán por tus habilidades, pero los fundadores esperan mucho más. Ayudas con todo en el arranque. A menudo, es trabajo fuera de la descripción del propio trabajo, por lo que las oportunidades de aprendizaje y crecimiento abundan. Los fundadores y los empleados trabajan juntos; no hay mandos intermedios, por lo que se aprende de los mejores.

Los empleados trabajan sin supervisión: Ellos toman decisiones inteligentes y asumen la responsabilidad de las consecuencias. La oportunidad de dirigir el progreso los motiva a tener un buen desempeño.

Puedes innovar:

Las nuevas empresas deben crecer rápidamente. Si no pueden mantener el ritmo en el carril rápido, se estrellarán. Los empleados tienen la licencia para mostrar su brillantez. Ofrecen resultados con diseños frescos y nuevos conceptos que captan el interés del consumidor.

Hay presión para abrir nuevos caminos, pero la energía dinámica impulsa el progreso en las puestas en marcha. El orgullo de hacer crecer la compañía y compartir sus altibajos crea un equipo muy unido.

Los beneficios: El dinero no es uno, pero muchos otros beneficios mantienen contentos a los empleados:

Personalmente me he encontrado, no en todas, pero si en muchas startups, estos beneficios para los empleados.

horario laboral flexible
trabajar desde casa
semanas laborales más cortas
un ambiente informal
gimnasio y otros centros de salud
descuentos para empleados y servicios gratuitos
comida gratis,fruta sobre todo (¡y a veces bebidas!)

Los beneficios a largo plazo incluyen la participación en el botín si la empresa prospera. Eso podría significar una posición superior y/o opciones sobre acciones para los empleados. Bill Harris, ex Director Ejecutivo de PayPal, dice que las empresas saben que tienen el poder de atraer a los mejores talentos a través de la equidad de los empleados.

Satisfacción en el trabajo:

Los empleados participan en el nacimiento, crecimiento y éxito de la empresa. Por eso es una carrera atractiva para esta generación. Quieren pertenecer a algo especial. Cuando la compañía lo hace bien, pueden estar orgullosos de sus contribuciones.

El no tan bueno

La carga de trabajo es pesada:

trabajarás muchas horas, con pocos días festivos y vacaciones. Las nuevas empresas deben capitalizar las tendencias rápidamente, y el crecimiento temprano es vital. Los empleados trabajan las 24 horas del día para que esto suceda, por lo que el estrés y el agotamiento son posibles.

Estabilidad y seguridad en el trabajo:

Te encantará tu trabajo, pero no lo conservarás por mucho tiempo. Investigaciones de la UC Berkeley & Stanford y otros colaboradores sugieren que más del 90% de las startups fallan en sus primeros tres años! Las empresas de nueva creación de tecnología, en particular, se enfrentan a la amenaza de que los avances tecnológicos y las nuevas invenciones acaben con su negocio.

Los fundadores de empresas de nueva creación tienen una idea brillante y aseguran suficiente dinero para iniciar una empresa. Pero eso no los convierte en líderes experimentados. La falta de mentores fuertes afecta la estabilidad laboral.

No ganas mucho dinero:

Los inversionistas no cuelgan un salario enorme frente a los aspirantes a empresarios. Ellos inyectan fondos en costos de operación, desarrollo de productos y crecimiento de una base de clientes. En la mayoría de los casos, los salarios son más bajos con las nuevas empresas que con las empresas tradicionales.

¿Qué vida social?:

Puede que te diviertas en la oficina, pero también trabajas duro. Los empleados trabajan bajo una presión extrema para evitar pérdidas, por lo que no cuentan con tener mucha vida social. El equilibrio entre el trabajo y la vida privada es difícil, y las horas exhaustivas en la oficina pueden tener un efecto negativo.

Las startups luchan por sobrevivir incluso cuando alcanzan grandes alturas y están más establecidas. La tecnología cambia rápidamente, la competencia es feroz y los pequeños pasos en falso pueden tener grandes repercusiones. Es por eso que muchas startups luchan después de hacerse públicas.

Entonces, ¿por qué trabajar en una startup?

Porque ofrecen la oportunidad de trabajar de una forma diferente, no necesariamente más fácil, pero sí de una forma más alineada a los objetivos personales y profesionales de los empleados.

El crecimiento personal y profesional que vas a obtener es muy grande, la escalabilidad también es mucho más fácil que en una empresa tradicional, en definitiva, no serás un empleado más.

Lo más interesante es que se genera una cohesión en el equipo de trabajo donde el beneficio de que todos se conozcan y sepan qué hace cada uno minimiza el fallo de delegar responsabilidades. Además, es bastante común trabajar hombro a hombro con el dueño de la empresa que usualmente es el CEO.

Si estás pensando en cambiar de trabajo o dar el salto y poner en marcha tu idea y tienes la oportunidad de sumarte al nuevo modelo empresarial, por lo menos, inténtalo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*