Lo que tus valores te enseñan

Lo que tus valores te enseñan
Anna Sofía Martín

Todos funcionamos con cierta manera de entender lo que está bien y lo que está mal, lo que es bueno y lo que es malo, o lo que es peligroso o seguro, pero pocos nos preguntamos por qué pensamos de esa manera o hacemos lo que hacemos.

La mayoría de nosotros estamos en “piloto automático”, avanzando en nuestro día a día y haciendo las cosas según nos han enseñado nuestros padres, compañeros y la sociedad.

Lo que realmente te mueve son TUS VALORES.

 

¿Qué son los valores?

Los valores son una representación interna (una foto, un sentimiento o un sonido) de lo que se codifica en tu mente (casi siempre de manera inconsciente) como las cosas más importantes para ti en determinada área de tu vida.

En psicología, los valores se localizan a un nivel más profundo incluso que las creencias, de hecho, están “impresos” en ti mucho antes que tus creencias y te programan desde pequeño. Se dice que esto sucede entre los 0 y los 3 años, es decir, que a los 3 años tus valores ya están programados.

Hay 3 fases para el desarrollo de tus valores, según Morris Massey:

  • El periodo de impresión (0-7 años): Como una esponja, absorbemos todo los ue vemos, oímos, olemos, saboreamos, tocamos y sentimos.
  • El periodo de modelado (8-13 años): Adoptamos las características de la persona a la que más admiramos o en la que nos queremos convertir. Copiamos a otras personas y probamos distintas maneras de ser.
  • El periodo de socialización (14-21 años): Intentamos determinar dónde encajamos en la sociedad. A medida que vamos desarrollando nuestra individualidad, empezamos a cuestionarnos la programación y las normas anteriores.

Entre los 20 y los 30 años desarrollamos la persona que presentamos al mundo exterior. Esto explica por qué mucha gente no se dedica a lo que estudiaron en la universidad o ni siquiera acaban su carrera universitaria, porque la eligieron con 18 años y ya no se corresponde con quiénes son hoy en día.

Cada uno de estos periodos es clave para desarrollar nuestro conjunto de valores (lo que valoramos como lo más importante para nosotros), y a partir de esos valores, se desarrollan nuestras creencias o convicciones de lo que consideramos verdadero.

 

La importancia de conocer tus valores.

Conocer tus valores es clave para determinar lo que haces con tu tiempo y cómo valores el tiempo invertido. En lo más profundo de tu ser, tus valores te conducen a invertir tu tiempo en cosas que apoyen lo que es más importante para ti; hasta que no conozcas cuáles son tus valores, esto pasa de manera inconsciente.

Tus 5 valores principales son los que más influyen en cómo vives tu vida (aunque tienes más). Convertirte en alguien que conoce sus valores te permitirá tomar mejores decisiones y establecer mejores objetivos.

Puedes conocer más acerca de tus valores aquí.

 

Tus valores deben concordar con tus objetivos y viceversa.

Es importante que tus valores estén alineados con tus objetivos y viceversa, si no se apoyan directamente los unos a los otros, te encontrarás con conflictos internos continuamente.

Si valoras como importante la abundancia económica en los negocios y aceptas un trabajo asalariado que no concuerda con el estilo de vida que quieres, siempre estarás frustrado y sintiendo que vives en conflicto.

Si valoras como importante una comunicación abierta en una relación y la persona con la que compartes tu vida no se abre y no se comunica, habrá conflicto.

Coordinar tus decisiones para apoyar tanto tus valores como tus propósitos te ayudará a conseguir las cosas que quieres conseguir en la vida y esto es algo que, la mayoría de las veces, está bajo tu control.

Otra forma de conflicto de valores se da cuando tienes dos valores que son positivos pero que compiten el uno contra el otro.

Valores el dinero y la libertad en tu carrera profesional. Para ganar más dinero, trabajas más y más, pero tu libertad empieza a coartarse y grita: “¡Ey! ¿Y yo?”. Dándote cuenta del desequilibrio, empiezas a hacer cosas que te aportan más libertad como tener más tiempo libre y vacaciones, y trabajar menos. Cuando tu valor por el dinero no se alcanza, empieza a gritar: “¡Ey! ¿Y yo?”. Y este ir y venir se convierte  en un ciclo.

Este tipo de conflicto requiere que armonices tu vida equilibrando tus distintos valores. Necesitas hacer compromisos contigo mismo y aceptar que puede que haya periodos de ajuste antes de ese periodo de equilibrio feliz.

Empieza escribiendo tus valores principales de cada área fundamental de tu vida y empezarás a encontrarte en el camino de alinear tus objetivos con lo que es verdaderamente importante para ti. Vivir este tipo de vida equilibrada te traerá nuevas alegrías, nuevas experiencias y nuevas satisfacciones.

¿Quieres conseguirlo?

 

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies